• Diario Digital | Jueves, 18 de Abril de 2019
  • Actualizado 14:36

Negocios - BITÁCORA DE VIAJE- CAPÍTULO V

La aventura hacia el edén hondureño de Punta Sal

Punta Sal es uno de esos paraísos muy bien guardados que todos anhelamos descubrir, su entorno, vegetación, fauna, aguas cálidas y cristalinas, la arena blanca y la brisa del mar caribe lo vuelven un sitio que no debe dejarse de explorar.

La aventura hacia el edén hondureño de Punta Sal

Desde que abordé la lancha en la playa de la bahía de Tela rumbo a Punta Sal, nuestro capitán y sus acompañantes nos dieron instrucciones de seguridad sobre el viaje, información del destino y el tiempo que nos tomaría la travesía, -que según dijeron- sería de alrededor de 40 minutos.

Personalmente me encantan los viajes por mar y tenía enorme deseo por conocer Punta Sal. Cuando estuve en la embarcación noté que el mar estaba intranquilo y que las nubes se tornaban poco a poco color gris. En efecto, fue así, el mar estaba muy picado, la lancha daba grandes saltos y golpeaba con fuerza en cada ola. El capitán tenía que hacer maniobras para buscar la mejor ruta y evitar el alto oleaje.

¡Fue una aventura increíble! el agua del mar empapaba mi cara y cuerpo y las risas y bromas de todos los pasajeros para aplacar un poco el nerviosismo se hacían notar.

PUNTA SAL LANCHA

Me sentía como en una novela de aventuras al estilo Simbad y en mi mente, hasta llegue a verme como protagonista por algunos segundos.

La destreza y experiencia del capitán fueron de alto nivel, y me sentí agradecida por haber experimentado esa odisea que no muchos tienen la suerte de vivirla. ¡Un excitante preámbulo lleno de adrenalina!

El viaje que normalmente duraría 40 minutos lo hicimos en 1 hora, pero la emoción de la aventura quedó atrás cuando vi la belleza natural de este precioso lugar virgen y poco explorado.

Punta Sal es una península de 4 kilómetros de longitud que se desprende del parque Jeannette Kawas. Se ubica al oeste de la ciudad de Tela y por la costa caribeña en el norte del departamento de Atlántida, Honduras.

Nos detuvimos frente a los farallones que se han tornado con un llamativo color blanco por el guano de las aves que anidan en ellos, principalmente el pájaro Bobo y las Fragatas. Las aguas del cristalino mar bañaban y deslizaban sobre los farallones, el conjunto del ruido producido por la aves y las olas creaban un sonido maravilloso.

FARALLONES PUNTA SAL 1

FARALLONES PUNTA SAL 3

La vista de este conjunto dibujado por la naturaleza para deleitar a los más exigentes observadores llenaba todos mis sentidos.

Observar monos aulladores y cara blanca, explorar cuevas, hacer senderismo por el bosque húmedo, son solo algunas de actividades que se tiene la oportunidad de realizar.

FARALLONES PUNTA SAL 2

Para los amantes del snorkeling, en este paraíso marino sumergirse y tener contacto de primera mano con los corales y peces de colores, es una experiencia que no deben perderse.

Luego llegamos a la preciosa playa Cocalito. Las hamacas atadas a las palmeras, la belleza de está paradisíaca playa, las aguas cristalinas y su arena dorada hacen de Punta Sal un verdadero paraíso.

PLAYA PUNTA SAL 1

PUNTA SAL LUGAREÑos

A punta Sal, la zona núcleo del parque, se llega en lancha, ya sea desde la ciudad de Tela, la comunidad de Miami o zonas cercanas. El costo del tour tiene un precio aproximado de $36 por persona. La lancha sale a las 8:15 a.m. desde el embarcadero, y ahí empieza la aventura.

Permitir que el sol dore la pie, tomar un baño en estas cálidas aguas del caribe hondureño e interactuar con las comunidades garifunas que la habitan la vuelven una experiencia inolvidable.

Punta Sal es uno de esos paraísos muy bien guardados que todos anhelamos descubrir, su entorno, vegetación, fauna, aguas cálidas y cristalinas, la arena blanca y la brisa del mar caribe lo vuelven un sitio que no debe dejarse de explorar.

PUNTA SAL

PUNTA SAL CHICO

Comentarios