• Diario Digital | miércoles, 23 de octubre de 2019
  • Actualizado 11:50

Política - ENTREVISTA

Diputada del FMLN denuncia que agresiones a médicos y enfermeras aumentó tras discurso de Bukele

"Lo temerario de esto son las conductas que van a tomar los usuarios de la red de Salud creyendo que el presidente está diciendo lo correcto y aquellos que salen de malos somos los médicos", explicó la diputada Rina Araujo. 
La diputada del FMLN, Rina Araujo, forma parte de la Comisión de Salud en la Asamblea Legislativa.
La diputada del FMLN, Rina Araujo, forma parte de la Comisión de Salud en la Asamblea Legislativa.
Diputada del FMLN denuncia que agresiones a médicos y enfermeras aumentó tras discurso de Bukele

A través de una cadena nacional de radio y televisión, el presidente de la República, Nayib Bukele, le pidió a los médicos que trabajan en el sistema de Salud público que se sienten explotados que cedan su puesto a otros médicos que sí quieran atender a la población.

Las declaraciones de Bukele generaron que reacciones de parte de la diputada del FMLN, Rina Araujo, quien aseguró que las palabras del Presidente hicieron que las agresiones contra el personal del sistema de Salud aumenten.

“Necesitamos de ustedes, los buenos profesionales de la Salud, ayúdenos a sacar adelante lo que parece inalcanzable; los demás, los que sientan que están siendo explotados y que se les pide mucho, por favor, no permitan que los sigan explotando, dejen inmediatamente sus plazas y denle la oportunidad a los demás que sí quieren atender a los pacientes como se merecen”, fue el mensaje del mandatario hacia los gremios médicos que se quejan.

Desde el punto de vista de la diputada del FMLN, han elevado los reclamos de parte de los pacientes a los médicos y que esas palabras también están haciendo parecer como “malo” a los trabajadores de la salud, cuando —en realidad— ellos no son los encargados de cuestiones administrativas como que haya medicinas.

En presidente lanzó un mensaje a los trabajadores del sistema de Salud, algunos lo han catalogado como “amenazas”…

Nos hemos dado cuenta que a partir del lunes (9 de septiembre) ha sido una agresión casi diaria a todo el personal de Salud, vivimos en una sociedad democrática, tuvimos una guerra que nos costó y el resultado fue la sociedad democrática en que uno como trabajador puede decir lo que me gusta y lo que no. El hecho de que colegas hayan dicho, como lo dijeron en el gobierno anterior, de que no había medicamentos, material de sutura, eso no es ningún delito.

En redes sociales hubo denuncias de personas que decían haber trabajado en hospitales y que fueron obligadas a renunciar ¿Conoce algunos casos?

Vimos en redes un comunicado donde dice que se ha girado instrucciones a los funcionarios para hacer una limpieza, un día la señora ministra (Ana Orellana Bendek) sale diciendo en un medio de comunicación que se estarán evaluando perfiles de Twitter, de Facebook, de los compañeros o colegas que hagan críticas por las ausencias de las necesidades que hay en las instituciones... y eso es totalmente violatorio; es decir, yo neurocirujano si no hay algo en la institución que me permita hacer mi trabajo tengo el derecho de denunciarlo y eso debería de suceder en cualquier gobierno, por lo tanto, para nosotros y para mí como médico parte de la comisión de Salud me da totalmente una gran tristeza que estemos retrocediendo de una manera tan grande y llegando a un sistema en el que el señor presidente esté manejando la institucionalidad de una manera tan anárquica.

Nosotros somos una sociedad democrática con derecho de decir lo que nos gusta y lo que no del gobierno, igual de cambiarlo, como pasó hace un momento, pero eso basado en el derecho de la democracia, es decir, pensar lo que yo quiero, no decir y pensar lo que me ponen desde el Ejecutivo.

También se conoció de rótulos que eran colocados en las farmacias de los centros de asistencia públicos con el mensaje que estaba prohibido decirle “no hay” medicinas al paciente. ¿Cree que el sistema está 100 % abastecido?

Eso es una cosa que no es real, vimos en la Comisión un refuerzo presupuestario para medicamentos de $10 millones. ¿Cómo es que dicen que tienen el 100 % y están pidiendo refuerzo? Es totalmente incoherente. En segundo lugar, es importante decir, porque yo quisiera saber cuál es el país que tiene el 100% de su stock de medicamentos, no hay, siempre hay un medicamento faltante porque se usa más, porque la casa productora no lo ha llevado o porque se ha dificultado la compra.

Antes de cumplir los 100 días de gestión del Presidente Bukele se estuvo anunciado la distribución de miles de medicamentos.

Hay una distribución de medicamentos porque ya se dejó una compra hecha por el gobierno anterior de $34 millones, esto es lo que en este momento la nueva administración está distribuyendo en los centros de atención. Sin embargo, la pregunta que hay que hacerse es ¿por qué de un día para otro y de una manera tan abrupta hasta los ministros estaban distribuyendo? Significa que eso estaba en bodega y que no hubo una distribución y eso nosotros lo sabemos, pero más allá de eso, la distribución que se está dando es de los $34 millones.

Si dice él (Bukele) que tiene el 100%, no tiene por qué estar solicitando un refuerzo, tampoco puede exigirme a mí de médico que no haya un medicamento; eso no es válido porque como médico tengo la razón de que si no hay un medicamento se deja otro, porque ahí lo que está haciendo es responsabilizar al colega médico de algo que es responsabilidad del Estado y eso me parece violatorio.

Algunos han señalado que esto puede generar reclamos de los pacientes a los médicos.

Hasta golpes. Lo temerario de esto son las conductas que van a tomar los usuarios de la red de Salud creyendo que el presidente está diciendo lo correcto y aquellos que salen de malos somos los médicos y eso no es posible porque tenemos una carretera sumamente difícil. Somos unos profesionales sacrificados, mal pagados y todavía hay el caso de un colega que se hizo emblemático que estaba en la red pública, que estaba ad honorem y que le ha obligado casi a renunciar. Estamos teniendo casos que estamos obligados a denunciar porque se está traspasando la barrera de la tolerancia.

Comentarios