• Diario Digital | domingo, 22 de septiembre de 2019
  • Actualizado 10:16

Política - ELECCIONES INTERNAS

Francisco Manzur y Gustavo López Davidson buscan la presidencia de una ARENA dividida

Para levantar a ARENA de la derrota se han inscrito dos empresarios que buscan encarrilar el rumbo de un partido que terminó tocado y con las heridas abiertas luego de perder contra Nayib Bukele el tres de febrero.
Gustavo López (segundo de izquierda a derecha) junto a Rolando Alvarenga (centro) y Francisco Manzur (segundo de derecha a izquierda)
Gustavo López (segundo de izquierda a derecha) junto a Rolando Alvarenga (centro) y Francisco Manzur (segundo de derecha a izquierda)
Francisco Manzur y Gustavo López Davidson buscan la presidencia de una ARENA dividida

Este domingo el partido ARENA va a elecciones internas y la militancia deberá escoger a un nuevo Consejo Ejecutivo Nacional (Coena) para que comande a los candidatos a diputados y alcaldes de las elecciones legislativas y municipales del 2021, pero sobre todo, la división interna de la que el partido viene adoleciendo desde hace varios años que tuvo su punto de ebullición luego de la derrota en las últimas presidenciales.

Para levantar a ARENA de la derrota se han inscrito dos empresarios que buscan encarrilar el rumbo de un partido que terminó tocado y con las heridas abiertas luego de perder contra Nayib Bukele el 3 de febrero de 2019. Gustavo López Davidson y Francisco Manzur son los que quieren suceder a Mauricio Interiano como el coordinador del equipo de la dirigencia tricolor.

López Davidson se inscribió como un precandidato presidencial en 2018 para buscar ser la carta del partido para las presidenciales, pero al final terminó dimitiendo y presenció la disputa entre Carlos Calleja y Javier Simán en primera fila.

Por su parte, Manzur, que aportó su granito de arena desde el sector profesional del partido desde hace vafrios años, busca trabajar en la unidad de la institución y erige promesas como nuevas formas de hacer política.

En un evento del partido, el presidente interino del Coena, Rolando Alvarenga, les pidió a ambos candidatos trabajar en función de la unidad del partido y frente a la tumba de su fundador, Roberto d'Aubuisson Arrieta, dijo que deben aceptar los resultados, sean cuales sean.

“Tenemos que salir unidos de esto, no se trata de que simplemente después de un proceso electoral vamos a estar totalmente desunidos, eso sería un error para el partido... Y esa es la responsabilidad que tienen ustedes dos (Manzur y López Davidson) que están asumiendo este día frente a la tumba del Mayor, la responsabilidad que tienen con el país y con el partido de liderarlo pero en función de la unidad”, expresó Alvarenga.

Uno de los retos más importantes que ambos candidatos tienen por delante es tratar con el fantasma de la corrupción que se ha paseado por los pasillos del partido de derecha, que han visto como dos de sus expresidentes fueron acusados de apropiarse de dinero del estado. A uno de ellos ya no se le siguió el proceso porque falleció y el otro se encuentra en el sector nueve del penal de Mariona luego de haber aceptado que agarró $301 millones del estado.

Es el mismo fantasma que los persiguió la campaña anterior, cuando el ahora presidente de la República popularizó una campaña pidiéndoles que “Devuelvan lo Robado”, que lastró al partido hasta el último momento y cuyos dirigentes lo sufrieron en carne propia.

Manzur y López Davidson corren con cierta ventaja en relación al FMLN, que enfrentó dos elecciones y terminó con dos derrotas apabullantes. Y es que ARENA goza de la bancada legislativa más numerosa en la Asamblea Legislativa, con 37 diputados hasta el 2021.

Sea quien sea que gane, tiene que lidiar con un partido que no está unido, cuestión que ha quedado a la vista de todos cuando cuatro de sus diputados criticaron a la dirigencia y fueron mandados al exilio, además fueron amenazados con una sanción que los dejaría fuera de poder buscar la reelección.

El 25 de agosto de 2019 entrará en la historia arenera como el día que el partido pudo combatir sus demonios, lograr la unidad y enfilar a las elecciones 2021, o como la fecha que marque un punto de inflexión de la división que vienen arrastrando desde hace varios años.

Comentarios