• Diario Digital | domingo, 05 de febrero de 2023
  • Actualizado 16:59

Política - Nuevo inicio del partido

Óscar Ortiz toma el mando de un FMLN apaleado y lleno de intrigas

El Centro Internacional de Ferias y Convecciones (CIFCO) fue el lugar que el partido escogió para el simbólico “traspaso de mando” de González a Oscar Ortiz y como el lugar donde se deberá escoger a la nueva Comisión Política

Oscar y Medardo
Óscar Ortiz toma el mando de un FMLN apaleado y lleno de intrigas

El 7 de julio de 2019 entrará en los libros de historia del FMLN como el día en que la “era” de los excomandantes guerrilleros se retiraron del partido y le abrieron paso a otro “excomandante light” que ha dejado entrever —en más de alguna ocasión— diferencias con la cúpula de la que él fue parte.

El Centro Internacional de Ferias y Convecciones (CIFCO) fue el lugar que el partido escogió para el simbólico “traspaso de mando” de González a Óscar Ortiz y como el lugar donde se deberá escoger a la nueva Comisión Política, que será el relevo de la actual integrada por Norma Guevara, Lorena Peña, Gerson Martínez, Nidia Díaz y otros.

“Es una etapa importante, es una etapa que estamos viendo hacia el futuro, nosotros el pasado lo agarramos para sacar lecciones y para impulsarnos, para eso nos sirve. Lo que nos proponemos es fortalecer nuestra fuerza, nuestro vínculo con el pueblo salvadoreño, que tanto lo necesitamos y que tanto lo va a necesitar en estos momentos”, dijo el secretario general saliente.

Ortiz asume como Secretario General y le acompaña la diputada del partido en la Asamblea Legislativa, Karina Sosa como Secretaria General Adjunta, una figura que no está vinculada a la línea de comandantes que se retiran.

Ambos, como cabezas del partido, deberá labrar o llevar al FMLN al rumbo que parece que perdió desde  2018, donde una derrota en todos los sentidos en las elecciones legislativas y municipales los dejó con 23 diputados y un poco más de 60 alcaldías y vieron en primera fila como su adversario histórico, el partido ARENA, se coronaba con 37 legisladores y más de 120 municipalidades.

Al terremoto político de 2018 le precedió una situación entre el partido y uno de sus alcaldes, en octubre de 2017, donde el Frente expulsó a Nayib Bukele por expresiones de violencia contra una síndico de la alcaldía capitalina. Un punto de inflexión en la historia roja que le pesó para las elecciones presidenciales de 2019.

Con las encuestas en contra y el Frente enarbolando “un partido en remontada”, se sometieron a las presidenciales de febrero, donde el número de votos que consiguieron quedó marcado en la historia y no precisamente por lo bueno.

El FMLN cosechó un poco más de 400 mil votos, números muy parecidos a los que obtuvo en su primera participación como fuerza política en 1994 y alejados completamente a los que les precedieron en presidenciales del 2009 y 2014, triunfos atribuidos a la administración de Medardo González.

El terremoto sacudió los cimientos rojos y el partido decidió adelantar elecciones internas para darles espacio a nuevos líderes luego de varios años de parte de la actual cúpula. Pero el proceso no fue fácil, con un Óscar Ortiz denunciado irregularidades durante los días previos y sofocando a la dirigencia para que le dieran el gane después de las elecciones.

El partido, de acuerdo con analistas políticos y más de alguno de sus detractores, se encuentra a la deriva, por lo que las nuevas autoridades tienen la tarea de cambiar el rumbo del barco o terminarán viendo como se hunde un instituto político con historia de sobra.

Por ahora, los distintos grupos de poder interno están distanciados, incluso se acusan los unos a los otros de traidores. Cada cual está tratando de halar agua para su molino. 

Habrá que esperar si la nueva administración logra cohesionar a esos liderazgos.

Comentarios