• Diario Digital | domingo, 03 de julio de 2022
  • Actualizado 00:00

Servicios - Historias Humanas

FOTOS: Trío Libertad: Amigos y románticos, pero desempleados

El parque Libertad de la capital se ha vuelto punto de encuentro de verdaderos artistas nacionales, un equipo de El Salvador Times visitó el lugar y constató el talento de los músicos y las ganas que tienen de sacar adelante a sus familias.
Trío Libertad 1
Luis Campos, Francisco Flores y Roberto López forman el Trío Libertad y deleitan a los salvadoreños con sus románticas melodías. Fotos Mauricio Pineda.
FOTOS: Trío Libertad: Amigos y románticos, pero desempleados

La amistad que une a Luis Campos, Francisco Flores y Roberto López; de 63, 62 y 69 años respectivamente, ha sido reafirmada con los años a través de la música, su único talento del que dependen sus familias.

Juntos se hacen llamar el Trío Libertad, nombrados así porque desde hace años se reúnen en una de las esquinas del parque Libertad, en San salvador, donde cantan y hacen sonar sus instrumentos.

Sin oportunidades laborales, mucho menos el acceso a una pensión, estos amigos originarios de diferentes puntos del país, unen sus talentos para llevar la mejor música a quien se lo pida.

Trío Libertad 4Aseguran que no cobran caro a los clientes, cada melodía tiene un costo de $1; mismos que al final de cada jornada reparten entre sí y de esa manera poder regresar a casa con el sustento.

Sin embargo, muchas veces les ha tocado regresar con las manos vacías porque no hubo nadie que les pidiera una canción; no hubo romanticismo, ni bolero o ranchera de despecho.

Durante una conversación con El Salvador Times, estos amigos relatan que los más duro de regresar con sus familias es cuando lo hacen “sin cinco en el bolsillo”.

“Si hay veces hacemos $8 es mucho, en ocasiones uno no lleva nada para la casa y lo que hacemos es disculparnos con las familias porque no ganamos”, aseguró Roberto López al describir esos momentos difíciles.

Cuenta que la falta de oportunidades laborales no le ha permitido tener una estabilidad económica, por eso es que dice que salen a “rebuscarse” para ganarse el “billetillo” con lo que mejor saben hacer, cantando, tocar las guitarras y el bajo.

Eso sí, dicen que son estrictos con lo que tocan, pues se consideran románticos y poetas del amor, muchos de sus clientes les piden boleros y otro tipo de melodías de antaño.

Pero también cumplen las expectativas de los clientes más exigentes, pues lo mismo les da interpretar boleros, cumbias, rancheras y hasta norteñas.

No tocan canciones “jayanas”

Lo único que no tocan es reguetón, porque las consideran canciones “jayanas”.

“Una vez venía de Colón (La Libertad) y traían unas canciones de reguetón; bueno mejor hubieran puesto el disco de pornografía. Solo de eso hablaba, venían niños y gente decente”, relata Francisco Flores, guitarrista.

Se le consultó por qué no se animaban a tocar ese tipo de canciones si el cliente se las pedía.

“¿Yo una canción jayana? Aunque me la pidan y la paguen bien no la canto”, aseguró el hombre, pues dicen que a través de sus interpretaciones promueven el verdadero amor, ese del que se expresa por medio de poemas en la música.

“Nuestras letras hablan del amor, por ejemplo, Gema habla de “tú como piedra preciosa, como divina joya… Le canta al amor”, explica en tanto toca la melodía con su guitarra.

“A nosotros pero ni de botar basura nos dan trabajo”

A media plática el hombre vuelve a tocar el tema del desempleo, y otra vez la tristeza lo invade. 

Al respecto, dada su condición de la tercera edad, el músico lo resume de la siguiente forma: “A nosotros pero ni de botar basura nos dan trabajo”.

Al igual que él, don Luis Campos expresa que viven de la música, “de lo que pida el cliente”. El problema surge cuando nadie los apoya.

“De esto vivimos, para nosotros la edad que tenemos no hay trabajo, vamos alguna fábrica y no hay tales de trabajo para nosotros”, dice Campos, en tanto que afina su guitarra.

A pesar las circunstancias, estos buenos amigos y románticos de la música están dispuestos a llevar sus melodías hasta donde los salvadoreños se los pidan.

Los tres coinciden en que de eso viven, de “arrancar” suspiros entre sus clientes, suspiros que también se benefician sus familias a quienes mantienen.

Trío Libertad 2

En el parque Libertad, de San Salvador, ofrecen sus servicios otros músicos, en su mayoría de la tercera edad que esperan el apoyo de los salvadoreños.

Trío Libertad 3

Acordeón, bajo y guitarras son los instrumentos utilizados por estos salvadoreños que buscan salir adelante en la vida.

Comentarios