• Diario Digital | martes, 20 de febrero de 2024
  • Actualizado 15:27

Social - Historia navideña

María Luz, la abuela de 80 años que se convierte en Santa Claus cada Navidad y es una destacada emprendedora de Berlín

En 2011, la octogeneraria logró graduarse de los estudios básicos y sacó el noveno grado a distancia, por lo que se siente muy satisfecha. Actualmente, tiene una venta de artesanías y se capacita constantemente para mejorar cada día. 

Abuela vestida de Santa
Foto: Cortesía.
María Luz, la abuela de 80 años que se convierte en Santa Claus cada Navidad y es una destacada emprendedora de Berlín

En época de Navidad, sale a relucir en algunas personas el don de dar y llevar alegría a los niños de escasos recursos de diferentes lugares del país. Ese es el caso de María Luz Barrientos de Cornejo, una abuela de 80 años que se convierte en el personaje legendario de barba, con uniforme rojo y blanco llamado Santa Claus o Papá Noel en cada Navidad en el municipio de Berlín, Usulután. 

"Me motiva vestirme como Santa Claus, ya que es un personaje que está cerca de los niños y todos lo quieren, es por eso que lo retomé", dijo Barrientos a El Salvador Times.

Ya lleva mucho tiempo en que ella se viste como Santa Claus y todos los años cuando llega la época navideña se pone la vestimenta del personaje originario del polo Norte, con la intención de llevar alegría y regalos a los niños del municipio de Berlín, donde ha vivido por más de 50 años. 

Barrientos es una mujer que se percibe como una mujer activa, dinámica, movida y altruista. Asegura que le gusta la Navidad para compartir con su familia, amigos y vecinos. "Con ellos nos compartimos una manta y hasta un huacal", dice la abuela.

Cuenta que previo a este época solicita a las casas comerciales del municipio juguetes para entregárselos a los niños y niñas, con ello el rostro de los pequeños se llenan de alegría y felicidad.

Barrientos, además, es una mujer versátil que se disfraza e mita a las artistas de la talla de Gloria Trevi, Paquita la Del Barrio y Selena. Esas interpretaciones las ha llevado a cabo en las escuelas, unidad de salud, festivales de turismo, entre otros.

"Yo me siento una niña a la par de los demás niños, porque yo bromeo mucho y me llevo bien con ellos. No me siento vieja, porque en espíritu soy una niña", dice la octogenaria.

Abuela Santa Claus2

Sostiene que no hay una fórmula secreta para que ella actúe y se sienta de esa manera, pero lo que sí asegura es que es un don que Dios le dio para poder compartir y ayudar a las personas.

"Mi objetivo es darles a todas las personas un dinamismo y que les sirva de motivación, ya que mi niñez no fue tan así porque comencé a trabajar en una finca de café a los diez años", recuerda.

Sin embargo, asegura que cuida mucho de su salud, por lo que no ingiere químicos, por lo que solo consume medicina natural, pues asegura las demás no son buenas para el organismo. En ese sentido, dice que tiene su propio vivero donde cultiva sus plantas medicinales.

Destacada emprendedora

Cuenta su hija de nombre Blanca, que Barrientos es una destacada emprendedora, posee un sinfín de diplomas que ha obtenido desde hace años; además ha recibido cursos de capacitación para hacer carteras de cuero y fruta deshidratada.

De hecho, el próximo 29 de diciembre le entregarán un diploma de emprendedurismo por parte del comité de festejos de Berlín. En la actualidad posee una venta de artesanías en la zona.

Incluso, siendo una mujer de 80 años sacó sin complejos de inferioridad su noveno grado a distancia y se graduó en el año 2011, sostuvo la hija.

Asimismo, participa en todos los eventos que le invitan, y es activa en el comité de seguridad de adultos mayores. También ostenta un diploma como partera profesional.

Abuela Santa Claus3

La familia

Barrientos nació en el municipio de Colón, del departamento de La Libertad,  y relata que cuando tenía 19 años de edad conoció a su esposo en Santa Tecla, ya que el trabajaba como albañil en ese municipio.

Pasaron un tiempo siendo novios, pero después se casaron y él se la llevó a vivir a Berlín hace ya unos 50 años. En ese lugar procrearon seis hijos, cinco mujeres y un hombre.

En la actualidad, tiene cinco nietos y lleva 51 años de casada con su esposo. Para sacar adelante a sus hijos, vendió atol shuco y realizó cortas de café y con lo que ganaba les compraba estrenos en épocas de Navidad y los cuadernos cuando iniciaba el año escolar. Ha sido una mujer fuerte que nunca se ha dejado amilanar. 

"Ella nos decía que lo único que nos podía heredar era el estudio y así fue", dijo Blanca, hija de la octogenaria.

En éstas vísperas de Navidad, Barrientos mandó un mensaje a los salvadoreños a que sigan haciendo el bien y a los jóvenes les dice que busquen un medio para ayudar a los demás. "No nos sintamos viejos, veámonos mejor como niños y que Dios nos bendiga a todos", expresó.

Comentarios