• Diario Digital | martes, 20 de agosto de 2019
  • Actualizado 21:20

Servicios - ENTREGA ESPECIAL. PARTE 3

Sobreviviendo a la mordida de una serpiente, mitos y verdades de los salvadoreños

TERCERA PARTE. Embarazadas es el grupo de pacientes que, de ser mordidas por culebras, se pone en riesgo hasta la vida del bebé, la atención en estos casos se vuelve prioridad para los especialistas.

 

 

Las complicaciones de salud, tanto para la madre como para el bebé, que produce una mordida de serpiente podría generar un aborto en primeras y últimas etapas del proceso.
Las complicaciones de salud, tanto para la madre como para el bebé, que produce una mordida de serpiente podría generar un aborto en primeras y últimas etapas del proceso.
Sobreviviendo a la mordida de una serpiente, mitos y verdades de los salvadoreños

Algunas personas tienen a creencia de que si untan algún tipo de crema en la zona afectada pueden minimizar la reacción del veneno de una serpiente, otros cortan la cabeza del animal y la entierran a distancia del cuerpo para que no se vuelva juntar. Falso, no sirve.

¿Qué de cierto es que el paciente debe llevar el reptil al médico para que el profesional tenga más información respecto del animal que lo atacó? Cierto. 

Hay muchos mitos y verdades sobre el tema.

Bajo la óptica de los especialistas las dos primeras acciones son falsas; mientras que la tercera es muy cierta, ya que para ellos se vuelve una fuente considerable de información para saber sin el animal es o no venenoso.

Los últimos casos atendidos en el Rosales, por ejemplo, las víctimas se las ingeniaron para llevar muerta la culebra que los mordió.

Según Alfonsina Chicas, médico internista del Rosales, aunque el reptil no sea llevado físicamente, basta con ver una fotografía, las nuevas tecnologías lo permiten, pues en ella logran apreciar características del animal como la especie o la familia a la que pertenece.

Aunque también es determinante el chequeo de la mordida.

“Me pueden traer diez cascabeles que lo mordieron y si el paciente no tiene nada, eso quiere decir que no tiene mordedura por cascabel, así de fácil aunque hayan estado las diez cascabeles alrededor de él”, dice la doctora.

La especialista considera que estos animales no se deberían matar, ya que lo que hacen es simplemente defenderse. En su opinión, es más dañino el hombre porque destruye las especies.

Existe un mito que el veneno de culebra queda confinado en la lesión que provocan los colmillos, y que si al exprimirla o pretender retirarlo con la boca garantizaría que se corte su efecto. No es cierto.

¿Al quemar la zona de la herida, colocar ceniza y hasta aplicar toques eléctricos se puede neutralizar el efecto del veneno? También es falso.

La experta lo aclara: “El veneno de la serpiente ha sido inoculado con un colmillo que es hueco, retráctil que se asemeja mucho a una inyección, y eso rápidamente es absorbido porque es un líquido que lo absorbe rápidamente la circulación y eso inmediatamente va al torrente sanguíneo”.

Añade, “el problema es que si lesionan la piel, que ya fue lesionada por la mordedura, se aumenta el daño al tejido”.

Explica que no es recomendable que una segunda persona intente retirar el veneno del paciente con su boca (idea que constantemente se ve en las películas) ya que la víctima se expone, además de la toxina del veneno, a los fluidos de quien pretender retirarlo.

“La boca son mucosas, un tipo de piel que no tiene protección, porque a mí me puede caer toxina en la mano y no me va hacer nada. Me podría hacer una roncha, pero no se absorbió porque la piel me protege, pero en las mucosas no. Entonces ya tenemos dos personas afectadas, la que fue mordida y la otra que pretendió ayudar, más la penetración de bacterias”, opinó Chicas.

La atención de una embarazada, que fue mordida por una serpiente, se vuelve prioridad, ya que durante esa etapa la mujer tiene alteraciones en su estado de coagulación, por ejemplo, porque se prepara para el parto.

Dijo que el resultado final es que las heridas se hacen más grandes, se complican, al tiempo que se pudre más tejido. Por eso dice que no es recomendable hacerlo.

¿Ayuda un torniquete en estos casos?

Hay personas que creen que al detener el flujo sanguíneo el veneno no se va a regar; no es cierto. Los torniquetes pueden aplicarse en heridas producidas con machetes, por ejemplo, o máquinas porque en estos casos se busca  detener la pérdida de sangre.

En el caso de las mordeduras, el torniquete no funciona porque aumentan lo hinchado y el daño al tejido. Lavar con alcohol la herida podría eliminar algunas bacterias y nada más; colocar algún tipo de hierbas o pomadas pondrían en riesgo la vida del paciente.

Hasta el momento, dice la doctora, no hay estudios que comprueben que lo anterior funciona en el tratamiento de las mordidas de serpientes.

“Es un cuidado todavía más acucioso porque estamos cuidando la vida de dos y que potencialmente el veneno como provoca hemorragia puede tener un parto prematuro o un desprendimiento de placenta y eso nos complica terriblemente”.

¿Pueden la toxina del veneno de una serpiente llegar hasta un bebé durante el embarazo?

Cierto. Los especialistas aseguran que las toxinas atraviesan la barrera placentaria que protege al bebé durante el embarazo. De hecho, todas las toxinas, tóxicos, plaguicidas, algunos tipos de medicamentos lo hacen y ponen en riesgo la vida del bebé como a la madre.

“Por eso es que a la embarazada se le cuida mucho con respecto a los medicamentos que toma, hasta con los tintes de pelo, las cosas cosméticas, los aditivos, porque el bebé está en formación aunque la organogénesis (cambios que permiten que las capas embrionarias se transformen en los diferentes órganos) se da hasta las 12 semanas pero el resto sigue creciendo en el bebé, sigue madurando sus órganos. Cualquier cosa en general atraviesa la barrera placentaria”, comentó Chicas.

La atención de una embarazada, que fue mordida por una serpiente, se vuelve prioridad, ya que durante esa etapa la mujer tiene alteraciones en su estado de coagulación, por ejemplo, porque se prepara para el parto.

La especialista habla al respecto. “Es un cuidado todavía más acucioso porque estamos cuidando la vida de dos y que potencialmente el veneno como provoca hemorragia puede tener un parto prematuro o un desprendimiento de placenta y eso nos complica terriblemente”.

Dijo que si llegara a ocurrir durante las primeras etapas del embarazo las complicaciones generadas por las hemorragias pueden provocar un aborto, de igual forma si está en las últimas etapas.

De ahí que este tipo de casos sean tratados con mayor énfasis y en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) donde varios especialistas están pendientes del cuido de la madre y su bebé.

Otros grupos de pacientes que también requieren mayor cuidado son los que tienen enfermedades crónicas o agudas como la hipertensión, diabetes o una condición alérgica como el asma, problemas en piel o úlceras varicosas por mencionar algunos padecimientos.

Comentarios