• Diario Digital | jueves, 13 de mayo de 2021
  • Actualizado 10:27

Servicios - Entrevista

Trabajadora sexual: "Vender mi cuerpo no me gusta, pero no puedo dejar de darles comida a mis hijos"

La mujer relató a El Salvador Times sobre el trabajo que ejerce con sus clientes en algunas calles de San Salvador y sus contactos en el extranjero a quien les envía fotos y videos a cambio de una remuneración. 

Trabajadora sexual5
Foto: Ernesto Pérez
Trabajadora sexual: "Vender mi cuerpo no me gusta, pero no puedo dejar de darles comida a mis hijos"

Alicia (nombre cambiado por seguridad) es una trabajadora sexual que ante la falta de empleo formal y para solventar la alimentación de sus hijos, pagar la casa y los recibos de agua, luz y cable se ha visto obligada a ejercer la profesión “más vieja del mundo”.

Su entorno no ha sido fácil, es madre soltera de dos hijos pequeños a quienes debe cuidar y alimentar. En  2020 perdió a su padre por la Covid-19 y ella estuvo ingresada en un hospital debido al contagio del virus.

Aunado a eso, los pequeños negocios que tenía antes de la pandemia y que le dejaban algún dinero se vinieron abajo desde marzo del año pasado.

La trabajadora sexual relató a El Salvador Times acerca del trabajo que ejerce con sus clientes en algunas calles de San Salvador y sus contactos en el extranjero, a quien les envía fotos y videos eróticos a cambio de una remuneración económica. 

¿Cuál es el motivo por el que usted es trabajadora sexual?

En mi caso muy personal vendo mi cuerpo y me dedico al trabajo sexual porque en realidad necesito sacar dinero para el alimento. Soy mamá soltera y a pesar de que el papá de los niños ayuda económicamente, la vida está cara, entonces su aporte no cubre las necesidades básicas de una vida digna.

Me toca vender mi cuerpo por dinero, muchas veces físicamente y otras por fotos o videos. Hay diferentes clientes y hoy con la tecnología hace más amplia la forma en que uno puede venderse. Las redes sociales como pueden servir a favor, pueden hacerlo en contra.

Si por mí fuera hiciera otras cosas. Anteriormente yo tenía negocios, pero ahorita por la pandemia esta situación ha venido afectar en bastantes situaciones y creería que incluso después que pase van a surgir otros aspectos como en salud que no se han tomado en cuenta.

Me dedico a esto por necesidad económica, de la noche a la mañana no va a cambiar mi situación si yo no me muevo. En el caso mío no todos los días me dedico a esto, aunque salga a tener relaciones sexuales con alguien, sin embargo estoy viendo de qué forma me vendo, aunque suene feo, pero esto es así.

¿Cuánto tiempo de dedicarse a esta profesión?

Tengo dos años de ser trabajadora sexual y he tenido tiempos de pausa. Esto es algo en el que uno va cayendo un poco más.

La gente que sabe que uno de mujer se dedica a esto la irrespeta, nos tratan mal, nos miran por los suelos como si uno no tuviera aspiraciones, sueños o hasta cierto punto de educación.

Como mujeres en vez de criticarnos tenemos que apoyarnos, porque muchas veces el machismo empieza por las mismas mujeres.

¿Durante la cuarentena por la pandemia, cómo estuvo su trabajo?

En tiempo de pandemia estuvo mal físicamente, pero fue cuando más empecé a promocionarme en redes sociales. Antes sólo tenía un "Sugar Daddy", posteriormente tuve más.

Estando en la casa tenía que buscar algo que hacer, eso refiriéndome a vender mi cuerpo como trabajadora sexual que soy.

Como mamá uno no puede dejar pasar el tiempo. Cada tiempo de comida los hijos piden, además, los recibos tampoco me van a esperar.

Tuve una pérdida familiar, mi papá murió de Covid-19 y en esos días yo también me enfermé. Estuve mal, me la vi muy mal y eso mismo me hizo meditar y no había otra manera de trabajar porque los negocios decayeron.

¿Cuántos clientes por día atiende?

En mi caso, lo más, tres clientes al día y no es todos los días. Los días que yo hago esto son jueves, viernes, sábado y si acaso alguno el domingo por la mañana y uno que otro de lunes a miércoles.

Trabajo de las dos formas: en redes sociales y en algunas calles de San Salvador y en algún parque cuando quedo en acuerdo con algún cliente. Está a disposición la cantidad de clientes que quiero desde los lugares a los que voy a ir. Tiene sus lados buenos y malos porque no tengo respaldo de si algo me llegara a pasar o si incluso un cliente me quiere llevar a otro lugar. Es un peligro, pero ahora es algo tan común.

En redes sociales como Facebook he conocido "Sugar Daddy", quienes son hombres mayores de edad, entonces usted sabe que con el extranjero no ganan lo mismo que acá, por lo que la ayuda económica es mucho más grande y solamente por vender mis fotos en un babydoll, desnuda o en videos eróticos de hasta cinco minutos.

Tengo que hacer a la vez dos cosas, fotos y videos en ropa interior y eso tiene un precio. Cuando quedo de ver a un cliente es por cita, pero a nivel de redes sociales utilizo el Whatsapp.

Los clientes son personas que ya los he conocido antes y son frecuentes. Los encuentro en un lugar, nos saludamos y después nos movemos del lugar. Todo se hace como si fuera un encuentro casual.

No estoy en un grupo o en un lugar, por decirlo así, "esquineando", porque pienso el día de mañana encontrar un trabajo estable y digno. Hasta el momento me tranquilizo saber que le traigo alimento a los niños, sin embargo no es lo que quisiera.

¿Cuánto cobra a los clientes por sus servicios?

El precio que cobro es de $20, el cual incluye todo el servicio por una hora; ahora, si a uno le parece o el cliente paga más, se alarga el tiempo, pero depende de uno. 

En cuanto al precio por el servicio en redes sociales varía, porque a veces son clientes latinos o incluso de este mismo país que a veces dicen sentirse solos, entonces lo que quieren es compañía de una mujer para estar conversando.

La ayuda que envían los clientes desde el extranjero es quincenal, pero igual, esto no es siempre; a veces ellos no pueden enviar la ayuda por diferentes motivos.

El precio por las fotos y videos que envían depende del nivel económico de la persona, porque he tenido clientes a los que semanalmente les he estado enviando fotos y videos cada fin de semana y me dan $20 sólo por fotos o videos.

Esto no es fácil, es hasta cierto punto riesgoso ya que pueden andar circulando las fotos de uno por las redes sociales. 

¿Recuerda alguna anécdota que le haya ocurrido en este trabajo?

Hay hombres que tienen mujeres celosas y los persiguen, pero solamente hasta ahí le puedo dejar los detalles. De ahí, no son anécdotas mías, sino que las he visto en amistades que se dedican a esto.

Trabajadora Sexual 4

Trabajadora sexual6

Fotos: Ernesto Pérez

Comentarios