• Diario Digital | lunes, 08 de agosto de 2022
  • Actualizado 10:09

Servicios - No se ha cumplido la medida cautelar

El Zompopo, una comunidad olvidada en medio de la basura

El botadero a cielo abierto recibe 300 toneladas diarias de basura proveniente de 12 municipios y de un hospital.

botadero santa ana
La contaminación del relleno sanitario alcanza a los pozos de agua con los que se abastecen todos los vecinos en el lugar. El olor que emana genera enfermedades respiratorias y pulmonares.
El Zompopo, una comunidad olvidada en medio de la basura

A toda hora del día los habitantes de la Comunidad El Zompopo, en el límite de Texistepeque y Santa Ana, están expuestos a la contaminación por cientos de toneladas de basura que llegan desde 12 municipios, incluyendo desechos bioinfecciosos del hospital San Juan de Dios.

Diarreas, hongos y enfermedades virales y pulmonares son los riesgos que corren habitantes de los alrededores, sobre todo los más vulnerables como son los ancianos y niños, a raíz de los olores y gases que emanan del sitio.

Desde antes que se habilitara -el 2 de enero de 2014-, la comunidad se organizó para reclamar a la alcaldía de Santa Ana su funcionamiento. La alcaldía era gobernada por el FMLN y su alcalde era Joaquín Peñate, pero no les escucharon, aseguran los habitantes del Zompopo.

Diversos ambientalistas han denunciado que no se realiza el manejo adecuado de los desechos sólidos y que son los causantes de las enfermedades de estas familias.

La ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, por su parte, ha dicho en reiteradas ocasiones que el relleno cumple con los requisitos técnicos, y estándares de calidad para funcionar. Sin embargo, los habitantes señalan que contamina sus mantos acuíferos y el gas metano los afecta, ya que por las noches se aprecia una nube negra que emana de los desechos.

Precarias condiciones de salud

Diversas personas en la comunidad registran cuadros de padecimientos de hongos, incluso los niños en su cuero cabelludo muestran ausencia de vello sectorizado, así como adultos mayores han sido tratados por infecciones intestinales y enfermedades virales, y uno de los problemas más letales es la infección renal, provocada por el agua de los pozos que se contamina por la cercanía a la basura y los lixiviados.

Ese último cuadro es el que presenta Inés, de 50 años y esposo, Alberto, de 56. Ambos son pacientes renales, y  según el diagnóstico de la Unidad de Salud de Texistepeque, están a punto de un tratamiento de diálisis. Inés y su esposo son de escasos recursos y su casa linda con el basurero.

Adonay Mendoza, representante de la coordinadora de Medio Ambiente, dijo que al botadero a cielo abierto “solo llegan los camiones, arrojan la basura y una máquina les echa tierra. No lleva ningún proceso técnico científico”, acusó.

Mendoza agregó que esa situación está afectando la salud de los habitantes que residen cerca del lugar.

Esta semana habitantes de la comunidad El Zompopo, que vive en laderas de este relleno, realizaron una protesta en la que exigieron a la Sala de lo Constitucional que se cumpla la medida cautelar en la que se pide el cese del funcionamiento del botadero.

La resolución fue emitida en junio de 2015, y la Sala de lo Constitucional le ordenó al Ministerio de Medio Ambiente a que ponga especial atención en la protección del recurso hídrico.

El relleno sanitario aún está pendiente con la segunda fase de su ejecución. El funcionamiento y operatividad es administrado por la Asociación Ecológica de Municipios de Santa Ana (ASEMUSA).

El relleno recibe 300 toneladas diarias de basura que producen los municipios de Santa Ana, Chalchuapa, Metapán, Coatepeque, El Congo, Candelaria de la Frontera, San Sebastián Salitrillo, Santa Rosa Guachipilín, Santiago de la Frontera, El Porvenir, Masahuat y San Antonio Pajonal, según la información oficial.

Comentarios