• Diario Digital | domingo, 05 de febrero de 2023
  • Actualizado 16:59

Sucesos - Investigación duró ocho meses

8,432 horas de llamadas telefónicas fueron clave para desbaratar a “La Federación”, el brazo financiero de la MS

La Fiscalía destaca que la intervención a las comunicaciones fue trascendental en 2016 para asestar golpes a la corrupción, drogas y crimen organizado.

jaque
La operación dejó 77 capturados, entre los que se encontraban cinco de los principales cabecillas del brazo financiero de la MS, como "el Piwa".
8,432 horas de llamadas telefónicas fueron clave para desbaratar a “La Federación”, el brazo financiero de la MS

Unas 209,009 llamadas telefónicas fueron intervenidas a lo largo de la Operación Jaque, lo que representó unas 8,432 horas de audio que fueron analizadas como parte de la investigación que asestó el golpe más certero a la organización criminal Mara Salvatrucha (MS) a través de "La Federación", la estructura financiera encargada de costear los crímenes de ese grupo.

Gracias a esta operación, las autoridades de seguridad por primera vez lograron desbaratar el brazo financiero de una organización criminal y con la que se logró el pasado 28 de julio unas 77 capturas, entre los que figuraban los cinco cabecillas de la estructura financiera de la MS.

Entre los máximos cabecillas fue capturado Marvin Adaly Ramos Quintanilla, alias "Piwa", quien se encargaba de administrar las finanzas de la pandilla en todo el país. Quintanilla, para evitar ser descubierto, se hacía pasar por pastor evangélico. Pese a su historial y aunque se pidió fuera llevado al penal de máxima seguridad de Zacatecoluca, mejor conocido como “Zacatraz”, aún guarda prisión en bartolinas de la PNC.  

Por otro lado, también se logró la incautación de 25 buses, 54 vehículos de diferente tipo y se retuvo preventivamente a 161 automotores más y 34 cabezales, así como varias propiedades donde los tentáculos de la mara habían llevado sus fondos como moteles, bares, autolotes, prostíbulos talleres, entre otros.

De hecho, este 30 de enero, la Fiscalía inició el proceso de extinción de dominio del motel Las Cabañitas, ubicado en la carretera Troncal del Norte y que según las autoridades los ingresos obtenidos ahí servían para financiar los actos delictivos de la MS. Además, se ejercerá el mismo proceso con dos casas ubicadas en Ciudad Corinto, del municipio de Ayutuxtepeque, las que también son propiedad de pandilleros.

La investigación duró alrededor de ocho meses y en la que además del rastreo de llamadas se realizó una investigación y seguimiento de los inmuebles y los involucrados. Un grupo de fiscales e investigadores policiales trabajaron en la operación, que se autonombró “Los 300”, mientras que en el operativo de capturas e incautación de bienes trabajaron alrededor de 1,170 policías.

El fiscal general, Douglas Melendéz, destacó que en este caso, donde se articularon centenares de personas, el centro de escuchas telefónicas de la Fiscalía jugó un papel trascendental y le dejó uno de los golpes más fuertes a una estructura criminal.

Meléndez ha asegurado que se trabaja en una operación similar para desbaratar las finanzas de la pandilla del Barrio 18.

Logros del centro de escuchas telefónicas

Este caso fue expuesto este lunes como un logro de parte del fiscal ante los diputados de la comisión de legislación y puntos constitucionales de la Asamblea Legislativa, donde fue a rendir cuentas sobre el trabajo del centro de escuchas telefónicas de la Fiscalía en 2016.

Meléndez también destacó que, contrario a lo que sucedió en 2015, cuando el centro de escuchas telefónicas se centró en casos de pandilleros, en 2016 se amplió el trabajo a investigaciones de caso de corrupción, drogas, crimen organizado y hasta de casos de sicariato dentro de la Policía Nacional Civil (PNC).

En cuanto a los casos de corrupción, destacó que las escuchas telefónicas fueron determinantes en casos como el del padre Toño en contra del exfiscal Luis Martínez, así como el caso de la exalcaldesa San Rafael Cedros, Dina Concepción Arévalo, entre otros.

“Casos como esos nos han llevado a que hayamos procedido en contra de personas vinculadas a corrupción, hemos procesado alcaldes, hemos procesado grupos de pandillas, hemos capturado grupos por drogas y hemos llevado la intervención telefónica más allá con casos concretos”, dijo Meléndez.

El fiscal admitió ante los diputados que el centro de escuchas debe ser fortalecido con más medios tecnológicos, más personal y mayor capacitación.

En este sentido, aseguró que hubo un compromiso de los legisladores a apoyar el trabajo de la FGR. De hecho, informó que debido a que el presupuesto de esta institución es insuficiente varios partidos políticos, encabezados por ARENA, propondrán establecer un porcentaje fijo que debe trasladarse de la contribución especial de seguridad hacía la Fiscalía, aunque aún no han determinado cuánto podría ser.  

De hecho, el partido tricolor ha condicionado sus votos para aprobar la prórroga de un año para las medidas extraordinarias de seguridad en centros penales a que se le otorguen los fondos de la contribución especial a la Fiscalía, a la Policía y a la Fuerza Armada.  

Comentarios