• Diario Digital | sábado, 04 de julio de 2020
  • Actualizado 16:54

Sucesos - POR LLUVIAS

Hay casi 9,000 familias sin comida y con sus casas destruidas

Fundasal dijo que se debe reparar los daños, pero también elevar la calidad de vida de los afectos para no exponerlos a otra situación similar.
Hay casi 9,000 familias sin comida y con sus casas destruidas

La directora ejecutiva de la Fundación Salvadoreña de Desarrollo y Vivienda Mínima (Fundasal) informó que son alrededor de 9 mil las familias que no tienen qué comer y a las cuales las lluvias de los últimos días les han dañado o destruido sus casas.

En la última semana las tormentas tropicales Amanda y Cristóbal dejaron luto y destrucción a su paso, sumado a la emergencia que ya se vivía por la pandemia. Miles no tenía que comer y ahora se han quedado sin casa.

“Tenemos demandas de familias con un gran SOS gigantesco, de auxilio, de ‘vengan por favor’, de casi 9 mil familias en el territorio, eso de las comunidades que han enviado los listados, no tienen qué comer y ahora además se han inundado”, explicó.

Los más afectados son cientos de comunidades, personas que han tenido que irse a vivir a lugares de riesgo porque no tienen los recursos para una vivienda digna.

“Se trata de sobrevivir, de no morir. Hay hambre en este país, es evidente, solo hay que sacar un poquito la cabeza a la calle y ver cuántas banderas blancas hay por todos lados y en las carreteras”, expresó Blanco.

Dijo que se tiene que pensar en cómo reparar los daños que han tenido cientos de familias, pero también en elevar la calidad de vida de las personas y no regresar a las condiciones que tenían antes de la tragedia.

Vivienda como derecho humano y no por capacidad adquisitiva

Blanco indicó que algunos de los problemas para que los salvadoreños accedan a una vivienda digna es que nunca se ha entendido la necesidad de vivienda como un derecho humano, sino como de poder adquisitivo.

“Nunca se ha tenido un presupuesto anual del Fondo General de la Nación de donde se pueda atender la necesidad de vivienda”, indicó.

El segundo problema es la falta de acceso al suelo y eso “es muy grave, en un país de 21 mil kilómetros cuadrados la mayor parte de las personas no posee un lugar en la tierra”.

Mientras que el tercero es que no hay un sistema articulado o planificado para una vivienda digna. “Ni con este gobierno ni con todos los anteriores hemos tenido estos tres aspectos, es el 80% de la población la que carece de algún componente indispensable en la vivienda (…) nunca se ha asignado ni siquiera el 1% del presupuesto para atender el derecho humano a la vivienda y esta no es la excepción”, lamentó.

Dijo que si bien es cierto existe un Ministerio de Vivienda, lo que es buena noticia, poco podrá hacer si no tiene un presupuesto acorde.

Comentarios