• Diario Digital | Jueves, 18 de Abril de 2019
  • Actualizado 14:24

Sucesos - FEMINICIDIO

Este fue el viaje que realizó Mario Huezo desde su casa hasta el lugar donde abandonó el cadáver de Karla Turcios

Todas la versiones que el esposo dio sobre la desaparición y asesinato de la periodista, Karla Turcios, fueron refutadas por el fiscal general, Douglas Meléndez, quien dio detalles de cómo ocurrió el crimen. 

Este fue el viaje que realizó Mario Huezo desde su casa hasta el lugar donde abandonó el cadáver de Karla Turcios

El fiscal general de la república, Douglas Meléndez, dijo esta mañana que a partir de las pesquisas realizadas por parte de las autoridades se logró constatar que las declaraciones dichas Mario Huezo, pareja de la periodista Karla Turcios, no son ciertas y refirió lo que para la Fiscalía General de la República (FGR) fue lo que de verdad ocurrió entre la noche del viernes 13 de abril y el domingo 15 de ese mes.

Eran las 10 de la noche del viernes 13 de abril cuando Mario se dirigió a dejar a Karla a las instalaciones de La Prensa Gráfica (LPG) en un vehículo en el cual siempre se transportaban y era conducido siempre por Huezo. La periodista ya se había retirado de las instalaciones, pero fue llamada por su jefe para que diera seguimiento al bombardeo sobre Siria, una noticia internacional que debía publicarse en las redes sociales de la revista económica donde estaba destacada.

Ella se identificó en la entrada, el vehículo conducido por Huezo entró a las instalaciones y se estacionó. Mario aseguró que se quedó dormido en el carro mientras la esperaba, sin embargo el fiscal señaló que el carro se movió del lugar. “Él dice que se quedó ahí, pero hicimos unas las experticias de teléfono y verificamos que se movió de ese parqueo. Estaba diciendo cosas que no eran ciertas” señaló.

Al día siguiente, en horas de la madrugada, Karla regresó a la casa con Mario. La versión de su esposo es que, luego del trabajo ella decide descansar y no salir de la casa.

Meléndez explicó que según el análisis de siete cámaras de videovigilancia, el vehículo salió de la casa familiar en la colonia Costa Rica a las 12:08 del mediodía y recorre el centro de San Salvador hacia la carretera Troncal del Norte; hace unos días, la Policía informó que el DUI de Turcios fue encontrado en la zona de la avenida Cuscatlán, en el centro de la capital.

La última pista que se tiene de esas cámaras es que el carro llegó hasta el desvío a Chalatenango y se desvió hacia la Longitudinal del Norte, lugar donde se encontró el cadáver de Karla ese mismo día por la tarde, luego de una denuncia a la Policía Nacional Civil (PNC).

La Fiscalía constató que en todo el recorrido del vehículo se puede observar la silueta de un niño, se presume que es el hijo de ambos quien estaba presente cuando el cuerpo de su madre fue abandonado en la carretera, y posiblemente también durante el crimen.

“Él regresa de nuevo a la colonia Costa Rica… regresa a las 15:55, casi a las cuatro de la tarde. Él comienza hacer llamadas a las 4:11 minutos al teléfono de la víctima (Karla)”, explicó Meléndez.

El celular fue abandonado en Santa Ana

Mario en un inicio señaló que llamó al celular de Karla pero este jamás fue correspondido. Versión que fue refutada por Meléndez, ya que aclaró que dispositivo de la víctima acompañó el recorrido que Mario realizó ese día hasta la zona note de Santa Ana. Las investigaciones lograron comprobar que mientras uno de los teléfonos vuelve a San Salvador, el otro quedó en el lugar. Justamente un día después, un poblador lo encontró y le cambió el chip.

Los celulares “se activan en la colonia Costa Rica… Verificamos el desplazamiento de esos dos teléfonos, comienzan en la colonia Costa Rica con ruta a la zona rural de la Nueva Concepción, Chalatenango, van juntos y se van activando (en las antenas)”, explicó Meléndez.

Las diversas antenas telefónicas que se encuentran en ruta hacia Chalatenango registraron la señal de ambos celulares. La última señal recibida por ellos fue a las 4:14 minutos de la tarde, “estos teléfonos estuvieron entre 8 a 10 minutos en  la zona del delito, donde apareció en cadáver”, continuó el relato fiscal. El celular de la víctima fue lanzado dos kilómetros delante de la escena, donde fue encontrado de forma fortuita.

El esposo de Karla en sus inicios dijo que el día sábado salió de su casa junto con su hijo a una gasolinera a comprar agua y luego se dirigieron al parque Bicentenario en San Salvador. Según esa versión, dos horas después, Mario regresó a su vivienda pero ya no encontró a Karla, por lo que comenzó a denunciar la supuesta desaparición de su pareja, versión que fue eliminada por parte del fiscal.

En horas de la noche del sábado, la FGR publicó en su cuenta de Twitter el hallazgo de una mujer asesinada en Santa Rosa Guachipilín, Santa Ana, con signos de estrangulamiento. Horas más tarde -ya el día domingo- el padre Karla y Mario confirman que el cuerpo pertenecía a su familiar.

Fue precisamente en la morgue de Medicina Legal donde se dio uno de los primeros insumos para apuntar la investigación contra Huezo. “El señor Mario Huezo, en un inicio, cuando se encuentra el cuerpo, se negaba a llegar a identificar el cadáver. Cuando llega, se le cae un papel donde se puede ver un anónimo, similar al que se encontró en la casa” declaró Meléndez en la entrevista televisiva de Frente a Frente de Telecorporación Salvadoreña (TCS).

Ese error de planificación del crimen fue el que dio las pistas para la investigación que terminó ayer con la captura de Huezo como principal implicado en la muerte de la periodista.

Comentarios