• Diario Digital | miércoles, 12 de agosto de 2020
  • Actualizado 09:41

Sucesos - SONSONATE

Ciudadano con llanta pinchada acepta ayuda de “amable” motociclista que resultó ser un ladrón

El delincuente pidió a la víctima la llanta dañada porque la llevaría a reparar; sin embargo, ya no regresó. 
La víctima compartió la foto (círculo amarillo) donde viajaban el delincuente. Foto tomada de Motociclistas de El Salvador.
La víctima compartió la foto (círculo amarillo) donde viajaban el delincuente. Foto tomada de Motociclistas de El Salvador.
Ciudadano con llanta pinchada acepta ayuda de “amable” motociclista que resultó ser un ladrón

Un ciudadano relató que fue víctima de la delincuencia cuando le robaron la llanta de su moto y que, irónicamente, el ladrón fue otro motociclista quien se presentó como una persona “amable” cuando le ofreció ayuda.

El ciudadano explicó que esta experiencia le ocurrió la mañana del domingo 12, cuando del occidente del país se dirigía a San Salvador cerca del municipio de Armenia, Sonsonate.

En su relato, el ciudadano dijo que detuvo la marcha porque una de las llantas se le pinchó y en vista de que el sector estaba desolado comenzó a empujar la moto. Su objetivo era encontrar un lugar donde poder repararla.

“Me tocó empujar la moto por si encontraba algún taller”, dijo sin detallar cuánto avanzó.

El hombre caminó con su moto sin poder encontrar ayuda hasta que de repente otro motociclista se detuvo junto a él y muy amablemente le ofreció ayudarlo.

El ciudadano sintió tranquilidad por el ofrecimiento de aquel extraño, cuya peculiaridad en todo momento fue su amabilidad.

Nunca se imaginó que sus problemas tomarían otros matices, pues él mismo asegura que fue una “desgracia” haber aceptado tal ofrecimiento.

“Por desgracia, llegó un joven con tanta amabilidad, se acercó y me dijo que él me ayudaría a ir a reparar la llanta”, comentó.

Y así ocurrió –según lo planeado por el delincuente–, ya que una vez logró la confianza del ciudadano en problemas tomó la llanta pinchada y le dijo que regresaría en 15 minutos. Desde ese momento transcurrieron dos horas y media no volvió.

“...pensé que me iba a ayudar, por lo que ese tipo se fue y nunca más volvió. Se llevó mi llanta completa”, lamentó el ciudadano.

Cuando cayó en la cuenta de que el sujeto era un ladrón, el ciudadano llamó a la Policía y relató lo ocurrido. Dijo a los agentes que el delincuente se conducía en una motocicleta que llevaba cajas plásticas.

En su relato, el ciudadano no detalló si logró recuperar la llanta robada; sin embargo, se le ocurrió que esta experiencia sería de mucha utilidad a otros salvadoreños y por eso decidió darla a conocer. 

“Hagamos conciencia ya que si andamos en las calles es por necesidad, este llamado (es) para cualquier compañero biker que tenga algún desperfecto que tengan mucho cuidado”, fue el llamado de advertencia que hizo a otros conductores, el cual fue compartido por el sitio Motociclistas de El Salvador.

Comentarios