• Diario Digital | lunes, 20 de mayo de 2024
  • Actualizado 18:53

Sucesos - Vista pública

Condenan a 390 años de cárcel a siete pandilleros por asesinar a 11 trabajadores en San Juan Opico

Los pandilleros de la 18 recibieron una pena de 35 años por cada víctima y cinco años más por el delito de agrupaciones ilícitas.

Condenan a 390 años de cárcel a siete pandilleros por asesinar a 11 trabajadores en San Juan Opico

Un total de 390 años de cárcel fueron impuestos a cada uno de los siete miembros de la pandilla 18 por asesinar a 11 trabajadores de una empresa de distribución de energía eléctrica en marzo del 2016 en San Juan Opico, La Libertad.

La condena impuesta por el juez especializado de sentencia A se desglosa en 35 años por el delito de homicidio agravado por cada víctima, que al sumarlos hacen 385, y 5 años más por el delito de agrupaciones ilícitas.

Los condenados por este caso son: David Antonio Acosta Anaya, alias "Baba"; René Mauricio Huezo Landaverde, "Street Boy"; Héctor Mario Martínez Baiza, "Caballo"; Nelson Lobo Salgado, “El Triste”; Miguel Ángel Deras Martínez, “El Slipy” o “El de la Santa Teresa”, y Diego Armando Serrano, "Diego".

Estos sujetos fueron culpados de asesinar "sin razón de peso" a Gerson Carlos Carías Murcia, de 26 años; Erick Salvador Durán, de 24; Marvin Iván Durán Santos, de 27; Jorge Alberto Colorado, de 47; José Alonso Martínez Navarro, de 35; José Carlos Espinoza Beltrán, de 24; Jonatan Gabriel Castellanos, de 25; Francisco Javier Ábrego, de 34; Miguel Ángel Hernández, de 58, y José Alonso Menjívar.

La Fiscalía General de la República (FGR) basó su intervención en el juicio en dos testigos, un pandillero que recibió criterio de oportunidad, identificado por la clave "Islámico" y un policía, pese a que fueron ofertados más de 10 personas en las etapas previas.

Cómo ocurrió el crimen

El hecho ocurrió el 3 de marzo de 2016 cuando los pandilleros privaron de libertad a los trabajadores para evitar que presenciaran un homicidio que habían planeado desde un día anterior y estaban a punto de ejecutar.

Los trabajadores fueron amarrados y llevados hacia un predio baldío para evitar que alertaran a la policía; sin embargo una de las víctimas intentó escapar y los pandilleros lo mataron a tiros para impedirlo. 

Fue en ese momento, que el grupo de más de 10 delincuentes sostuvo una pequeña discusión sobre qué hacer con el resto de trabajadores y bajo la lógica de "no dejar testigos", terminaron asesinando a personas "que nada tenían que ver" en el mundo de las pandillas, como lo expresó el testigo criteriado en su declaración.

Esta versión dista con la que se arrojó en un primer momento, que los pandilleros de la 18 habrían asesinado a estas personas en una zona acechada por la MS para aparentar que los autores de la masacre eran criminales de este último grupo terrorista.

La Fiscalía solicitó al juez que los condenados sean enviados al penal de máxima seguridad de Zacatecoluca, donde guardan prisión los reos más peligrosos del país. Actualmente todos los sujetos están recluidos en el penal de San Francisco Gotera, Morazán.

LO QUE NO TE PUEDES PERDER EN REDES SOCIALES

Comentarios