• Diario Digital | miércoles, 10 de agosto de 2022
  • Actualizado 14:13

Sucesos - Recluido en Zacatraz

Defensores denuncian falta de comunicación y maltratos hacia Adán Salazar Umaña en Zacatraz

Salazar Umaña fue enviado al penal de máxima seguridad, mientras dura el periodo de instrucción del juicio.

Audiencia inicial contra Adán Salazar, Chepe Diablo
Defensores denuncian falta de comunicación y maltratos hacia Adán Salazar Umaña en Zacatraz

Miguel Flores Durel representante del grupo de defensores del empresario Adán Salazar Umaña, junto a sus colegas y familiares, denunciaron esta mañana el aislamiento al que ha sido confinado su cliente en el centro penal de Zacatecoluca, sin antes haber sido encontrado culpable.

Flores Durel agregó que desde hace 15 días, no tiene información alguna de la salud de su cliente; a pesar de que son conocidos los problemas de hipertensión arterial, diábetes y de cervicales.

Para la defensa, su cliente que están siendo procesado no merece estar en un penal como el de Zacatecula, debido a que no existe un dictamen de algún consejo criminológico que lo obligue a estar en ese centro penal donde solo hay condenados.

Demandan que Salazar Umaña sea trasladado a un centro de detención común. "Incluso, cuando se le trató con una etiqueta mediática, por el caso de Estados Unidos, él nunca se fue y puede seguir el juicio fuera de un centro penal y ahora más por su enfermedad", dijo Flores Durel.

Por otro lado, la defensa argumenta que no le ha sido posible hacer su trabajo debido a que el juicio se ha basado en documentación de tipo financiero contable que ha sido incautado por las autoridades: "Este es un problema con Hacienda y lo que le está pasando a Don Adán, le puede pasar a cualquier empresario que tenga problemas con Hacienda", advirtió el defensor.

Por otro lado, los defensores denunciaron que el CONAB no ha pagado los préstamos empresariales que las empresas de Salazar Umaña tiene con la banca comercial, lo cual está generando problemas en las relaciones comerciales entre las empresas del procesado y la banca.

Marcos Salazar, hermano de Adán, sostuvo la inocencia de su familiar y comentó que: "mi padre tiene 95 años y no para de llorar" por la incertidumbre de no saber del imputado.

Comentarios