• Diario Digital | lunes, 08 de agosto de 2022
  • Actualizado 11:36

Sucesos - Más de 35 delincuentes involucrados

Dueño de bar contrataba a mareros para realizar atracos y equipar su negocio con los objetos robados

El propietario de un bar es señalado como uno de los principales financistas de una estructura delincuencial que además realizó atracos en viviendas e iglesias.

Bar
Dueño de bar contrataba a mareros para realizar atracos y equipar su negocio con los objetos robados

El propietario de un bar es señalado de ser el principal financista de una banda de asaltantes con la que se proveía de enseres eléctricos para su negocio. El acusado dice tener los documentos que demuestran que los artículos en su propiedad fueron adquiridos de manera legal.

Según la investigación presentada por las autoridades, Guillermo V. tenía a su disposición a más de 30 personas –entre mareros, universitarios y profesionales- quienes cometieron al menos 15 atracos en diferentes puntos del país.

El empresario se desliga de las acusaciones en las que lo acusan por el delito de receptación y ofreció al juzgado a cargo del caso las facturas en las que se establece la compra de manera legal de los accesorios que tiene en su negocio.

El expediente fiscal señala que en 2010 Guillermo conoció a un cliente vinculado a las maras con el cual pactó la compra de toda clase de objetos para uso en bares los que habían sido sustraídos de diferentes comercios de este tipo. Los accesorios eran pagados por el empresario a un precio muy inferior al del mercado.

El grupo de ladrones realizaba atracos no solo en bares, sino en casas particulares. Dentro de los delitos atribuidos a los delincuentes figura, además, el asalto a la casa de una pareja de homosexuales en la colonia Costa Rica y una iglesia ubicada en la colonia Carmelo de San Salvador.

La semana pasada, el juzgado Sexto de Sentencia inició la vista pública contra Guillermo V. y otras cinco personas a quienes se les señala de ser los responsables de robos en dos bares de San Salvador y el incendio en una barra show en Usulután.

Un empleado del bar "Party Time" relató ante el juzgado parte del robo ocurrido a finales de 2011 en el negocio ubicado en la zona de bares de la colonia Miramonte de esta capital.

El testigo detalló que los ladrones en un primer momento se hicieron pasar como clientes y que tras unos minutos lo encerraron junto con la administradora en el baño donde lo amarraron de pies y manos.

La administradora del establecimiento fue agredida a golpes por parte de uno de los delincuentes debido a que intentó pedir auxilio a los vigilantes de negocios cercanos. 

Los delincuentes se llevaron del local tres plasmas de 50 pulgadas y una rocola, la cual le fue vendida a Guillermo por $2,000. 

Días más tarde la banda volvió a las andadas, esta vez en el restaurante "Sopón Miramonte", lugar de donde se llevaron tres plasmas y una rocola, por las que el acusado habría cancelado $500.

La forma en la que operaba la banda llegó a oídos de Gilma R. una supuesta proxeneta que era amiga de un grupo de mareros que tenían una barra show en Usulután, la cual estaba registrando pérdidas por un nuevo negocio de este tipo que estaba ubicado a pocos metros.

Fue así como Gilma se convirtió en nueva clienta de la estructura, ya que contrató a varios de los delincuentes para que incendiaran la barra show “Touch Me”, debido a que en el lugar planeaba poner una casa de citas.

Según el expediente judicial, para este hecho se contó con la participación de una prostituta que trabajaba en dicho centro nocturno, quien fue la que brindó la información sobre la seguridad del establecimiento.

Además de Guillermo y Gilma, el ministerio público señala a Mario B. Luis T. como asaltantes, Bany M. acusado de ser el que provocó el incendio en la barra show y Orlando H. a quien se le señala de movilizar a los delincuentes en vehículos.

La vista pública fue suspendida el viernes 7 de octubre y según la reprogramación concluirá el próximo 18 de octubre.


 

Comentarios