• Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 20:38

Sucesos - homenaje póstumo

Este es el emotivo poema que escribió un compañero de la profesora de Armenia que murió en un accidente de tránsito

Han transcurrido dos semanas desde el fatal accidente que cobró la vida de la profesora cuando se precipitó al fondo de un barranco en la carretera a Los Chorros. 

Profesora fallecida
Este es el emotivo poema que escribió un compañero de la profesora de Armenia que murió en un accidente de tránsito

"Lindas enseñanzas transformaste en valores", es una de las frases del emotivo poema que le dedicó un compañero de trabajo a la profesora, María Esperanza Elías de Efigenio, quien murió en el accidente de tránsito ocurrido el pasado 10 de marzo sobre la autopista a Los Chorros. 

Elías tenía 35 años de edad y era docente de primer grado del Complejo Educativo Hacienda Copapayo en el municipio de Armenia, Sonsonate; así también mantenía otro trabajo en la parvularia en una escuela del cantón Cuyagualo, del municipio de Izalco.

La tragedia embargó de dolor no solo a su familia sino a sus amigos y al resto de sus compañeros de trabajo. 

Ella vivía junto a su hijo y su madre en la colonia buenos Aires, cantón Tres Ceibas del municipio de Armenia en Sonsonate. La hacía de papá y mamá y era el único sostén de ese hogar. 

Las autoridades policiales señalaron que la razón del percance fue ir enviando mensajes de texto a través de su celular cuando iba conduciendo porque le urgía comunicar que su hijo de 17 años que estaba gravemente enfermo, pero esto fue desvirtuado por personas cercanas a ella. 

El vehículo de la víctima cayó a un precipicio de aproximadamente 100 metros de profundidad, según información las autoridades el día de los hechos. 

Este es el poema íntegro del profesor Elvis Rosales proporcionado a El Salvador Times: 

"Tenía la dulzura del campo, el trinar de los pájaros, el recital de las flores, la música del aire y la sabiduría filosofal.
A cada mañana, un manojo de versos cargaba en su morral, que repartía en palabras y frases amorosas impregnadas de candor, ternura y verdad.

Su mirada angelical y su sonrisa de luna no se podrá olvidar, quedó grabada en el tiempo, y en la libreta infantil.
Predijo en su inocencia de ave migratoria, cambiar en su trayecto el mapa de su vida, encontrándose con la eternidad.

Fugaz como una estrella, fugaz como la luz, fugaz como la idea, fugaz en el silencio, su dulce compañero.
Fijaste en tu semblante, en venir a enseñar, en dejar una huella imborrable en el tiempo.

Hoy, yaces en el descanso precoz, dónde duerme los grandes espíritus de lucha y las grandes mujeres que luchan por la vida.

Madre, hermana, compañera y maestra, que lindas enseñanzas transformaste en valores.
 Vete en paz y libertad, cómo la gaviota, o el albatros o el águila.

El magisterio tu obra seguirá y tú manojo de versos matutinos y vespertinos, vibrara cómo siempre en cada mente infantil".

Comentarios