• Diario Digital | sábado, 11 de julio de 2020
  • Actualizado 07:33

Sucesos - POR LA EMERGENCIA SANITARIA

Advierten de la peor caída económica para El Salvador desde los Acuerdos de Paz

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales pronostica una contracción económica de 6.4% y un déficil fiscal casi cinco veces mayor al actual.
Advierten de la peor caída económica para El Salvador desde los Acuerdos de Paz

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) estima que la economía en El Salvador se contraerá hasta 6.4% a raíz de la pandemia del coronavirus, lo que se traduce en la peor caída desde los Acuerdos de Paz, generando una crisis por varios años.

El Icefi pronostica una caída aún peor que la prevista por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que indicaba podría ser de 5.4%.

Para el economista del instituto, Ricardo Castaneda, la situación actual y lo que está por venir es peor que la crisis económica de 2009. “Nuestras estimaciones nos indican que El Salvador por lo menos caería en su actividad económica 6.4%, lo que implica que sería la caída más grande de toda la era democrática, habría que remontarse a la época de la guerra en el caso salvadoreño”, explicó.

Dijo que el FMI había planteado un escenario positivo con una caída brusca, pero una recuperación al año siguiente, lo que en materia fiscal se conoce como ‘efecto rebote’, pero que esto podría no cumplirse para el país. “Los escenarios del Fondo plantean un ‘efecto rebote’, que significa que para este año se espera una caída grande de la economía, pero que el próximo año se recupera haciendo una especie de “V” en la caída y eso es a lo que se le denomina ‘efecto rebote’, desde el Icefi creemos que estamos ante una crisis que no va a durar meses, sino años”, puntualizó.

Indicó que en los escenarios que se han planteado hasta el momento no se consideran situaciones como una nueva cuarentena, como lo está pidiendo el Gobierno para tratar de reducir el aumento de contagios del virus. “Esto tiene implicaciones más serias (nueva cuarentena) y haría que los escenarios que en su momento se pensaban que eran los más pesimistas, ahora se conviertan en los más optimistas”, reflexionó.

Algunas de las implicaciones de regresar al confinamiento sería una reducción de la producción, así como de la demanda de productos porque los trabajadores van a ver reducidos sus ingresos.

“Las personas están viendo disminuidos sus ingresos, tanto por sus salarios como por la caída en las remesas que para El Salvador es una fuente importante de ingresos. Lastimosamente han pasado tantos meses y todavía seguimos viendo separada la parte sanitaria de la parte económica. Si se requiere una nueva cuarentena y que las personas estén en sus casas ¿cuáles son las medidas económicas que se van a implementar para que las personas no caigan en pobreza o hambre?”, cuestionó el experto.

Las finanzas públicas en alerta roja

Para Castaneda, las finanzas públicas están en alerta roja ante la drástica caída de los ingresos por la falta de recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el de la Renta. “La pandemia nos enfrenta con una política fiscal que apenas nos alcanza para la supervivencia”, añadió.

En el caso del déficit fiscal, que normalmente El Salvador promedia un 3%, para este 2020 la caída podría ser de casi cinco veces más; es decir, entre el 12% y 13%.

“Es un déficit fiscal sumamente alto y no es más que la diferencia entre los ingresos y el gasto público. Esto es porque los ingresos se están cayendo ante la parálisis económica”, explicó.

El propio ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, ha dicho en algunas ocasiones que el país dejaría de percibir hasta $1,000 millones con relación al año anterior.

“Para tener una idea, equivale a más del presupuesto del Ministerio de Salud para todo el año”, ejemplificó.

Comentarios