• Diario Digital | sábado, 24 de agosto de 2019
  • Actualizado 14:23

Sucesos - SIN NOTICIAS

"Mi instinto como madre me dice que está viva", confiesa la mamá de empleada de Pollo Campestre tras 54 días sin saber de su hija

Para el padre de la desaparecida, tanto la Policía como la Fiscalía no han investigado el caso como debería ser, ya que ninguna de las dos instituciones le dan respuesta sobre el paradero de su hija.

 

Zuleyma Marisol Flores Guardado, de 24 años, lleva desaparecida 50 días.
Zuleyma Marisol Flores Guardado, de 24 años, lleva desaparecida 50 días.
"Mi instinto como madre me dice que está viva", confiesa la mamá de empleada de Pollo Campestre tras 54 días sin saber de su hija

Ya se cumplieron 54 días desde que desapareció la empleada de Pollo Campestre Zuleyma Marisol Flores Guardado, de 24 años, y su familia aún sigue sin recibir noticias de su paradero. Sin embargo, no pierden la esperanza de volver a ver a la joven con vida. 

"Estamos a la voluntad de Dios sin saber nada de ella, mi instinto como madre me dice que está viva, pero con quien está, no le sabría decir", dijo la acongojada madre a El Salvador Times, a casi dos meses de haber desaparecido la joven. 

Para sus padres resulta difícil la situación, tomando en consideración que al momento en que desapareció su hija en el centro comercial Metrocentro, las cámaras de videovigilancia del lugar revelaron que la la joven se perdió después de ver a un excompañero de trabajo en ese lugar.

El progenitor de Flores Guardado dijo a El Salvador Times que un día después de su desaparición interpuso la denuncia ante las respectivas autoridades, pero los avances, a su criterio, son nulos. 

La madre de la joven aseguró que la fiscal del caso consiguió el número celular de ese excompañero de trabajo, a quien identifican como Wilmer, y le realizó una llamada. La fiscal activó el altavoz para que ella junto a su esposo escucharan.  

Al momento de hablar, el sujeto se limitó a decir que al día siguiente (1 de junio)  llegaría hablar con los padres de la muchacha, lo cual nunca hizo hasta el día de hoy.

"Se comprometió en venir al siguiente día que interpuse la denuncia, pero no lo hizo. Es bastante fregado, uno como padre espera una pista y nada", expresó.

Frustración

Para el padre de la desaparecida la situación es frustrante, pues a su criterio tanto la Policía como la Fiscalía no han investigado el caso como debería ser, ya que ninguna de las dos instituciones le dan respuesta sobre el paradero de su hija.

"Es duro no tener noticias, deseo que me ayuden a verla o escucharla hablar, pero no sé nadita de ella, quisiera verla o saber como está", exclamó.

El padre asegura que aveces piensa que la Fiscalía no le da la orden a la Policía para que puedan actuar, pues ha visto como el tiempo pasa sin tener nada de información sobre los avances o incluso tener noticias que están investigando a Wilmer.  

La madre, por su parte, asegura ser la más afectada, pues al pensar en su hija la frustración y la impotencia de apoderan de ella. 

El día en que Flores Guardado desapareció iba vestida con una blusa color morada del Real Madrid, un jeans celeste y zapatos deportivos color blancos. Lo único que llevaba era su tarjeta de débito y su Documento Único de Identidad Personal (DUI). "Voy a ir a Metro, ya regreso", fueron las últimas palabras que le dijo a su padre.

La desaparecida tiene tres años de trabajar en el área de cocina de la sucursal del Pollo Campestre ubicada en El Salvador del Mundo. Es soltera y no tiene hijos.

Comentarios