• Diario Digital | martes, 19 de noviembre de 2019
  • Actualizado 19:58

Sucesos - SIN PISTAS DEL HECHOR

Fernanda Nájera suplicó por ayuda antes de morir desfigurada y que dejaran a su hijo abandonado en una finca de Ataco

El día en que ocurrió el crimen, la joven habría sido llevada al lugar para asesinarla; ella pidió auxilio a gritos a la orilla de la calle, pero ninguno de los conductores que transitaban se bajó para ayudar a la mujer.

Melvia Fernanda Nájera Quesada, de 23 años de edad, encontrada asesinada el 1 de febrero en Ataco, Ahuachapán.
Melvia Fernanda Nájera Quesada, de 23 años de edad, encontrada asesinada el 1 de febrero en Ataco, Ahuachapán.
Fernanda Nájera suplicó por ayuda antes de morir desfigurada y que dejaran a su hijo abandonado en una finca de Ataco

Melvia Fernanda Nájera Quesada, de 23 años de edad, suplicó por ayuda antes de morir desfigurada presuntamente a manos de mente su excompañero de vida en la finca San José del municipio de Ataco en Ahuachapán.

El día en que ocurrió el crimen, la joven habría sido llevada al lugar para asesinarla; ella pidió auxilio a gritos en la orilla de la calle, pero ninguno de los conductores que transitaban se bajó para ayudar a la indefensa mujer.

También hay personas que caminaban por la zona que observaron un vehículo estacionado y cerca del automotor estaba una mujer, de acuerdo a fuentes cercanas de la familia.

Al respecto, la Policía Nacional Civil (PNC) no ha dicho nada a la familia y la Unidad Especial de la Mujer de Santa Ana de la Fiscalía General de la República (FGR) está investigando el caso.

No obstante, una fuente consultada dijo que han surgido rumores donde ha surgido un nuevo sospechoso. En un primer lugar, se señaló al excompañero de vida y padre del niño de año medio que quedó abandonado en la finca tras el asesinato. Sin embargo, el nuevo señalado es otro joven con el que estaba saliendo antes de ser asesinada. 

Ninguno de los dos rumores es descartado, pero la hipótesis que más convence a los familiares y conocidos de ella es la que señala a Michael Alejandro Castillo Murga, de 20 años de edad, expareja de la joven, habría cometido el crimen. La principal sospecha es que él la fue a recoger a su casa el 1 de febrero en Apaneca y luego salieron con el niño que ambos habían procreado.

Posteriomente, el cadáver de Nájera fue localizado en unos cafetales, vestía licra y blusa color negra. Presentaba varias heridas provocadas con cuchillo que habían logrado desfigurarle el rostro. Casi cuatro días después, fue encontrado abandonado el niño en un barranco de la finca San José en Ataco, Ahuachapán.

Fuentes cercanas a la familia sostuvieron que después de la muerte de Nájera, Castillo desapareció y ya no se supo más nada de su paradero. Se sabe que él viajaba con regularidad hacia Estados Unidos y hacia Guatemala, países donde tiene familiares.

"Lo que se pide únicamente es que se resuelva el caso y que paguen las personas involucradas en el crimen", solicitó la fuente cercana a la familia.

Situación actual del niño 

Con respecto a la situación actual del niño, quien quedó al cuido de la familia de la joven, la fuente familiar sostuvo que se encuentra bien de salud. Sin embargo, cuando está solo se siente muy triste y cuando está en compañía de otros menores suele estar contento. .

"Las instituciones gubernamentales no dejaron ningún tratamiento psicológico para el niño, solamente controles para sus chequeos médicos en el hospital nacional de Ahuachapán", aseguró.

Sin embargo, fuentes del ministerio de Justicia y Seguridad confirmaron a este medio que la familia de Nájera ya está recibiendo atención jurídica, social y psicológica desde hace dos semanas.

Algunas instituciones no gubernamentales se han ofrecido ayudar, pero todavía se está coordinando esa situación.

Asimismo, personas altruistas de buen corazón en el país y conmocionados por el caso han solicitado ayuda económica para la manutención del menor.

Comentarios