• Diario Digital | miércoles, 25 de mayo de 2022
  • Actualizado 07:35

Sucesos - Según Fiscalía

Masacre en predio de furgones en Quezaltepeque fue ajuste de cuentas por drogas

La Fiscalía presentó la acusación formal esta mañana. A los implicados se les acusa de delitos de robo agravado, homicidio agravado y agrupaciones ilícitas.

masacre quezaltepeque
Foto: Angie Alvarez
Masacre en predio de furgones en Quezaltepeque fue ajuste de cuentas por drogas

La Fiscalía General de la República (FGR) presentó  la acusación contra 21 implicados en la masacre en un predio de furgones, ocurrida en marzo de 2015 en Quezaltepeque, departamento de La Libertad.

"Trece fueron detenidos, otros están en penales para que sean intimados y tenemos tres que no han sido detenidos" informó la fiscal del caso.

El ministerio público solicitó la imposición de medidas contra los implicados ante el Juzgado Especializado de turno de San Salvador, por los delitos de robo agravado, homicidio agravado y agrupaciones ilícitas.

Nueve personas fueron asesinadas en este hecho, que según la Fiscalía se trató de un ajuste de cuentas. "Uno de los fallecidos y personas relacionadas a él estaban moviendo drogas para una estructura contraria con la cual estaba vinculado, por lo que decidieron pasarle factura y circunstancialmente otras personas que habían llegado a comprar repuestos, a guardar furgones (...) fueron personas que estuvieron en el lugar equivocado" dijo la fiscal.

En un inició la masacre fue relacionada con actividad delictiva del cartel mexicano de "Los Zetas", ya que una "Z" fue dibujada en una pared de la escena del crimen; sin embargo la Fiscalía explicó que se trató de una maniobra "para desviar la atención y que se creyera que eran este tipo de grupos relacionados al narcotráfico de otra jurisdicción los que habían pasado factura".

El líder de la estructura criminal fue identificado como Juan José Urbina Hércules, alias "El Tigre"; quien estaba a cargo de la logística, los medios, los contactos e inclusive remuneraba económicamente a cada uno de los participantes.

A los capturados se les acusa, además, de pertenecer a una banda organizada de robo de furgones con mercadería.

"Tenían también alta tecnología, utilizaban bloqueadores de GPS, armas largas y cortas, y equipo policial que les era suministrado para simular los retenes. Los automotores que eran interceptados eran de mercadería de cuantioso valor; de hecho el estimado que tenemos, según facturas comerciales, llega cerca del cuarto de millón de dólares", explicó la parte fiscal. 

A pesar de que los uniformes policiales eran auténticos no se realizaron capturas de miembros de la corporación; sin embargo la Fiscalía informó que las investigaciones continúan.
 

Comentarios