• Diario Digital | domingo, 05 de febrero de 2023
  • Actualizado 12:40

Sucesos - Afectados exigen $100 mil

Mesero es acusado de estafa por vender una casa que no era de él

El matrimonio que compró el inmueble fue desalojado cuando apareció el verdadero dueño de la propiedad. Los afectados perdieron la casa en la que habían invertido los ahorros de más de 20 años de trabajo.

House and keys
Mesero es acusado de estafa por vender una casa que no era de él

Un hombre que trabajaba como mesero está siendo procesado por haber engañado a un matrimonio al que le vendió una casa por la cual pagaron $35,000 -supuestamente- de manera ilegal. En su defensa, el acusado señala que no firmó los documentos por los cuales se le acusa de estafa. 

A finales de 2007, y tras 20 años de vivir juntos, Jaime Figueroa y su esposa Delmy de Figueroa decidieron trasladarse de una populosa colonia de Mejicanos a una residencial privada de Santa Tecla, donde el mesero, identificado como Antonio Alfaro, tenía una casa.

Alfaro, quien trabajaba en un bar de la zona, ha estado detenido durante varios meses mientras se desarrolla el proceso en su contra y alega que ha intentado conciliar con los ofendidos desde antes de instalarse el juicio.

El mesero les había asegurado a los Figueroa que estaba vendiendo la propiedad debido a que la directiva de la colonia no le permitía poner un bar en la zona, por tratarse de un área residencial.

Convencidos de que estaban haciendo una buena inversión, la pareja decidió iniciar los trámites para un prestamo por los $35,000, precio pactado por ambas partes. 

Posteriormente iniciaron la remodelación del inmueble que se encontraba muy descuidado. Para ello invirtieron otros $23,000, los cuales obtuvieron de la venta de una casa que tenían en Mejicanos.

Jaime y Delmy habían decidido que la nueva propiedad sería el lugar en el que verían crecer a su familia. Pero a finales de 2008 se presentó ante la pareja Mario de Jesús Guardado, quien les dijo que era el verdadero propietario de la casa y que la venta del inmueble había sido realizada de manera ilegal.

Guardado se presentó junto a su abogado, quien inició un proceso legal para recuperar la propiedad. A su vez, la pareja consultó tanto en el Centro Nacional de Registros (CNR) como en el banco en el cual habían realizado el trámite de hipoteca, pero en ninguna de las instituciones fueron notificados sobre alguna irregularidad.

El aval del CNR y del banco les dio la pauta para seguir la remodelación del hogar en el que vivieron hasta finales de 2013, cuando les fue entregado un fallo por parte del juzgado Primero de lo Civil de Santa Tecla en el que se les ordenaba desalojar la vivienda.

Los afectados ignoraban que existía tal proceso en los juzgados de La Libertad y tampoco entendieron cómo hizo el mesero para obtener los documentos con los que realizó la venta de la propiedad que aparecía a su nombre.

Pese a ello la familia se vio obligada a desalojar el inmueble en disputa, algo que influyó en la relación de la pareja quien al cabo de unos meses se separó.

Delmy sostiene que el ver destruido su proyecto de vida la llevó a buscar ayuda psiquiátrica y que además fue diagnosticada con fibromialgia, una enfermedad generada por cargas emocionales.

Pese a no vivir en el inmueble desde hace más de tres años, los Figueroa han honrado la deuda adquirida en el banco, lo cual les ha generado problemas económicos, ya que además tienen que correr con gastos de alquiler de otra vivienda.

En su demanda contra el mesero, la pareja ha pedido a través de la Fiscalía una retribución de $100,000 para cubrir $65,000 en concepto de lo que invirtieron en la casa más $35,000 por daños morales.

El demandado sostiene que no se ha demostrado científicamente, es decir a través de un peritaje, que fue él quien firmó la documentación de la compraventa y que los papeles que amparan los trámites estaban en regla ya que no hubo trabas a la hora de realizar la escrituración.

Según Alfaro, los Figueroa perdieron la propiedad debido al mal manejo del proceso en el juzgado de Santa Tecla, y el cual favoreció a Guardado y determinó que la forma en la que se realizó la venta de la vivienda no fue legal.

El abogado del mesero considera que fue dicha instancia quien afectó a la pareja, ya que su su cliente actuó de buena fe en todo momento.

El 4 de noviembre de este año se dará a conocer la resolución de este caso, que está siendo juzgado en los tribunales de San Salvador.

Comentarios