• Diario Digital | domingo, 23 de febrero de 2020
  • Actualizado 18:02

Sucesos - ENTREVISTA

Director de Bomberos: A todas nuestras motobombas se les venció ya su vida útil

El director del Cuerpo de Bomberos, José Joaquín Parada, hizo un repaso por las necesidades de la institución, pero también destacó la actitud de servicio y entrega de sus miembros pese a las adversidades. 

Director de Bomberos de El Salvador, Mayor José Parada Jurado
Director de Bomberos de El Salvador, Mayor José Parada Jurado
Director de Bomberos: A todas nuestras motobombas se les venció ya su vida útil

El Cuerpo de Bomberos de El Salvador es una institución al servicio público de los salvadoreños el cual realiza labores de prevención, control y extinción de incendios de todo tipo, así como las actividades de evacuación y rescate, protección a las personas y sus bienes, cooperación y auxilio en casos de desastre. 

Pero Bomberos no sólo se limita a realizar ese tipo de labores, también realizan rescates vehiculares, de cadáveres, desalojo de enjambres de abejas africanizadas, rescate de animales, entre otras. Esas labores ellos las tipifican como servicios sociales.

La institución fue creada el 12 de febrero de 1883 por Decreto Legislativo publicado en el Diario Oficial el 25 de febrero de ese mismo año, por lo que actualmente tiene 135 años de funcionamiento. Actualmente cuenta con 18 estaciones en todo el país.

El actual director de Bomberos, mayor José Joaquín Parada, conversó con El Salvador Times para hacer un repaso sobre la situación actual de la institución, las necesidades que la apremian y lo que significa ser bombero.

¿Cuál es el estado de las motobombas y equipo con que cuentan actualmente? 

La vida útil de una motobomba ronda los 15 años para el trabajo profesional estructural que se realiza en Bomberos. Nuestras motobombas todas han vencido su vida útil y se hacen grandes esfuerzos con mecánicos de un taller que nos suministran el servicio de mantenimiento preventivo y correctivo para mantener la operatividad, pero obviamente por ser vehículos que tienen bastante antigüedad, se reparan y el riesgo de que caigan es permanente y de hecho esa es la constante que estamos pasando este momento, principalmente porque estamos teniendo esta demanda de incendios.

¿Qué se está haciendo para mejorar el equipamiento del Cuerpo de Bomberos?

Estamos haciendo gestiones tanto de esfuerzo presupuestario propio como de cooperación. En este momento a través de Naciones Unidas se está llevando un proceso de compra de cuatro motobombas nuevas con características técnicas aplicadas a nuestro país y trabajo. Estas cuestan unos $2 millones, y se prevé que a finales de este año se estén recibiendo. Las unidades que se adquirirán no hay en mercado, por lo que hay que hacerlas, según la demanda de cada solicitante tenga.

Obviamente se necesitan más, porque la necesidad es comprar una motobomba por cada una de las 18 estaciones que hay en el país.

¿De dónde vendrían estas motobombas?

Son fabricadas en Estados Unidos o Canadá, países que están compitiendo en adjudicarse la licitación de la compra. Lo que sí le puedo asegurar a la población salvadoreña que la compra de estas motobombas nuevas vendrá a dar una certeza de que estos vehículos con el mantenimiento adecuado los tendremos para 15 años de vida útil con el equipamiento básico. 

Hemos recibido hasta el año pasado unas motobombas provenientes de Japón que tienen su antigüedad y que fueron repotenciadas y adaptadas acá, aunque la limitante es que son vehículos pequeños. Son cinco que tienen capacidad de 250 galones de agua y la otra de 150. La realidad es que la capacidad de una motobomba debe llevar de 750 galones de agua.  

¿Cuál es el presupuesto actual que maneja la institución? 

El presupuesto del fondo general de la nación para Bomberos es de $3.6 millones, básicamente es utilizado para salarios y prestaciones sociales de nuestro personal. El otro presupuesto es de $2,250,000 que es del Fondo de Actividades Especiales (FAE) para la operatividad de Bomberos, que en este año se tomará una cantidad importante para el pago de horas extras para el personal, porque los bomberos trabajan en tres grupos operativos. 

Solo en mantenimiento preventivo y correctivo de vehículos estamos invirtiendo más de $250,000 al año porque los repuestos son caros y cuesta encontrarlos.

¿Hay alguna propuesta para incrementar este presupuesto?

La idea es buscar reformas de ley o mecanismos internos para tener un presupuesto más apropiado. En las reformas de ley nosotros le apostamos a que las compañías aseguradoras nos den el 4% de la prima de todo tipo de seguro que brinden, con eso tendríamos unos ingresos que rondarían los $10 millones que nos vendrían ayudar muchísimo y en esos estamos trabajando.

¿Con cuántos bomberos se cuenta actualmente? 

En la parte operativa y en la atención de emergencias directamente son 300 bomberos distribuidos en las 18 estaciones en el país, divididos en tres grupos operativos en donde uno trabaja y dos descansan.

¿Cómo ven la propuesta que Bomberos pase a manos de una administración municipal? 

Estamos en un territorio que tiene alta densidad poblacional, son más de seis millones de personas que vivimos en un poco más de 20 mil kilómetros cuadrados, tener una dirección centralizada permite la coordinación eficaz en cualquier parte del territorio nacional. Las ciudades que tienen su propio Cuerpo de Bomberos tienen la limitante de que solo coordinan en su ciudad, significa que aquí si cada municipio quiere tener una estación, tendríamos que tener 262 cuerpos de Bomberos por lo menos, sólo eso pondría en desventaja a muchos municipios, ya que solo una motobomba cuesta $500,000 con equipamiento.

Nosotros le apuntamos a fortalecer las capacidades del actual Cuerpo de Bomberos en una sola dirección general.

¿Actualmente cuál es la principal necesidad que tiene el Cuerpo de Bomberos?

Hemos hecho un análisis y necesitamos por lo menos 35 estaciones a nivel nacional, necesitamos crecer, pero eso pasa por un presupuesto y una gestión apropiada. Creo que lo mejor es darle los recursos apropiados al Cuerpo de Bomberos de El Salvador para que nos fortalezcamos y demos un servicio de calidad como siempre lo intentamos hacer y tener mayor cobertura territorial con equipo, recurso humano e infraestructura apropiados para la tranquilidad de la ciudadanía.

En esta gestión le hemos dado prioridad a la protección al personal con el equipo apropiado y hemos hecho gestiones de compra, según nuestras capacidades, para adquirir guantes, cascos, botas, chalecos, pantalón, gorros y equipo de respiración autónomo, que es el equipo de protección básico de los bomberos; además hemos hechos gestiones de cooperación con el Comando Sur de Estados Unidos y hace unas semanas nos donaron un lote de 96 equipos de respiración autónoma completamente nuevos, una inversión que en el país habría significado $750,000.

¿Hay otras necesidades que tengan en Bomberos?

Necesitamos tener un campo de entrenamiento apropiado, en ese sentido también hemos hecho gestiones de cooperación con el Comando Sur y esperamos dentro de poco nos construyan una casa de entrenamiento de incendios, una torre de incendios para entrenar a los bomberos. Son inversiones cuantiosas pero con la cooperación estamos avanzando en ese sentido. Necesitamos también contratar más recurso humano.

Es importante hacer conciencia en los vinculados en la parte financiera, principalmente las compañías aseguradoras y los diputados de la Asamblea Legislativa, para que estos hagan las reformas de ley, porque al final no hay otra forma de como financiar a instituciones del Estado si no es a través de préstamos o impuestos. Nosotros queremos recibir estos recursos económicos y convertirlos en equipamiento y recursos humanos para el servicio de la población.

¿Hace unos días tuvimos conocimiento de un bombero que en su día libre ayudó a pagar un incendio en Santa Ana, cómo se viven esas situaciones?

Ser bombero no es un trabajo, es una mística de servicio. Toda persona que decide servir en instituciones como el Cuerpo de Bomberos debe saber que el principio que nos rige es el compromiso de servicio a la comunidad, indistintamente del tiempo y las condiciones y hay que recordar que los Bomberos están dispuestos arriesgar su vida por salvar la de otras personas en diferentes circunstancias. 

Uno de nuestros eslóganes es que el bombero en su tiempo libre sigue siendo bombero. Se ha tenido experiencia, en donde personas llegan a tocar la puerta de la casa donde vive un bombero a pedirle auxilio por un cilindro de gas que se está escapando o por otro tipo de circunstancia.

¿Reciben ellos algún tipo de compensación si trabajan fuera de su tiempo laboral?

No nos gusta quitarnos de nuestra sangre nuestra actitud bomberil. Hemos tenido muchos casos de bomberos que cuando hay incendios de grandes proporciones y estando de licencia van y se incorporan y sobre eso no reciben compensación ni horas extras. Ese es el compromiso de los bomberos.

Como administración estamos agradecidos porque anteponen la mística del servicio bomberil al servicio de la población, a su tiempo libre y al riesgo de lesiones y muerte, pero ellos lo asumen.

Vimos en redes sociales como un joven se sumó a tratar de controlar un incendio en Morazán, ¿qué opina de que la población colabore con Bomberos cuando hay una emergencia?

El servicio de bomberos es una profesión noble, que contagia; muchísimos niños o personas quieren ser bomberos, no saben si cobran o no, simplemente les gusta servir y salvar vidas. Nosotros en cada uno de ellos nos sentimos representados como institución y país.

Motobomba en reparación

Mecánicos de Bomberos realizan reparaciones en una motobomba en Cuartel Central de Bomberos.

Motobomba donada por Japón

Una de las motobombas donadas por Japón a Bomberos de El Salvador

Cisterna de bomberos

Cisterna, a la cual le caben ocho mil galones de agua.

Comentarios