• Diario Digital | martes, 14 de julio de 2020
  • Actualizado 05:52

Sucesos - REFORMA DE PENSIONES

“Pago casa, fui madre soltera y tuve que endeudarme...con la pensión me están condenado a morir en el trabajo”

Una maestra teme recibir una "pensión miserable" que no le permita cubrir sus necesidades.
Trabajadores agremiados a sindicatos exigen a los diputados claridad en el tema de pensiones.
Trabajadores agremiados a sindicatos exigen a los diputados claridad en el tema de pensiones.
“Pago casa, fui madre soltera y tuve que endeudarme...con la pensión me están condenado a morir en el trabajo”

“Condenada a morir en el trabajo”, así se siente una maestra y madre de familia que ha tenido que —sin la ayuda de nadie— sacar adelante a sus hijos, pero que no podrá jubilarse por el escaso monto que teme le den como pensión.

Marta Campos es docente y secretaria general del Sindicato de Trabajadores del Ministerio de Educación (Atramec), fue una de las que se hicieron presentes a la Asamblea Legislativa para pedirles a los diputados que agilicen el tema de las pensiones (reformas a la ley) y que terminen de una vez por todas con el sistema de las AFP.

Campos aseguró todos los días reciben quejas de otros docentes que ya están en edad de jubilación, pero que no lo hacen porque temen “morir de hambre” debido a lo que poco que recibirían de pensión. Uno de los casos es el de ella misma.

Marta relató que fue madre soltera y para poder sacar adelante a sus hijos tuvo que adquirir muchas deudas, cuyas cuotas no podrá cubrir si se jubila en este momento, pues consideró que los $184 que están entregando como pensión a otros docentes no les permiten suplir necesidades básicas, mucho menos de deudas.

Pensión de $184 no alcanza

“Pagamos casa todavía, tenemos créditos hipotecarios, en mi caso pago $206 a la Hipotecaria, tengo un crédito personal porque tengo dos hijos y fui madre soltera; tuve que endeudarme para salir adelante, no para vivir con lujos, sino que teníamos que hacerlo. A mí me quedaría una pensión tan baja… ¿Voy a ser carga para mis hijos?, le ayudo a mi mamá también… me están condenado a morir en el trabajo”, expresó la docente.

Agregó que existe un problema mayor que poco se ha tratado de solventar, dice que con las “pensiones de hambre” que se están entregando se obliga a que los trabajadores que ya tienen la edad de jubilación continúen en el sistema, de esa manera le quitan la oportunidad a muchos jóvenes y que estos entren a cotizar por primera vez con edad avanzada.

“El joven está afuera, esperando una oportunidad, esperando una plaza pública, a la cual tiene derecho si tiene la formación; a eso nos están condenando a que los jóvenes lleguen y empiecen a cotizar a los 30 años… Imagínese ¿Cuánto va ahorrar de los 30 años hasta que cumpla los 60? Entonces le quedaría igual”, cuestionó.

Teme que no haya dinero cuando se retire

Uno de los temores de los sindicalistas es que cuando les toque jubilarse se enfrenten a que el monto de la pensión haya disminuido, o que las instituciones no tengan dinero para pagarles.

“¿Quién garantiza que tienen dinero y que va a alcanzar para cuanto se jubilen? Seguramente nadie. Por eso pedimos la derogatoria total de la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones (SAP)”, agregó.

El movimiento No+AFP, del que Atramec y Marta forman parte, exigen la creación del Instituto Autónomo de Pensión Social y un Banco de los Trabajadores para evitar que el dinero pase por manos privadas.   

La trabajadora calificó como “un golpe terrible” la reforma a ley de pensiones que hicieron los diputados en el 2017, en la que a su criterio afectó a la clase trabajadora y redujo las cuotas de pensiones "a miserables” que ya se estaban entregando.

Comentarios