• Diario Digital | viernes, 20 de mayo de 2022
  • Actualizado 04:44

Sucesos - Absolvieron al acusado por este delito

Pagó por tener relaciones sexuales con una prostituta y encontró la muerte

Un sujeto ingresó al prostíbulo donde se encontraba la víctima y le disparó, en la balacera también hirió a otro hombre que sostenía relaciones sexuales con otra mujer.

Prostíbulo
Imagen referencia.
Pagó por tener relaciones sexuales con una prostituta y encontró la muerte

Jonathan Adonay Deodanes Beltrán fue asesinado a eso de las seis de la tarde el pasado 31 de julio de 2016, luego de pagarle a una prostituta por tener relaciones sexuales en el prostíbulo Los Verdes, ubicado en la calle Castillo entre la 18 y 20 avenida Norte, de esta capital.

La víctima se encontraba ingiriendo bebidas alcohólicas en el lugar, luego de haber sostenido relaciones sexuales, cuando un hombre irrumpió en el lugar y con un arma larga comenzó a dispararle. El hombre intentó huir pero fue demasiado tarde. Quedó tendido en el suelo.

En uno de los cuartos el prostíbulo estaba otro hombre, quien también había pagado a una sexoservidora y cuando escuchó los primeros disparos, salió del cuarto a ver lo que sucedía. Fue entonces que una bala le cayó en el glúteo.   

Todas las personas corrieron del lugar y solo quedó el cuerpo de Jonathan tendido en medio de la cantina. El joven herido logró salir del lugar y fue él quien colaboró con la policía al llegar al lugar. Les contó cómo habían sido los hechos y de inmediato lo subieron a la patrulla para buscar al hechor.

A pocos metros del lugar, el joven herido identificó a un hombre como el sujeto que había disparado. En el instante fue capturado e identificado como Herberth Alexander Martínez Estrada y fue acusado de homicidio agravado.

Después al joven herido lo llevaron a un centro asistencial, donde fue atendido. Finalmente, se le otorgó un nombre clave para lograr judicializar el caso y fue bautizado como Fugaz.

El juicio se llevó a cabo el pasado 28 de julio en el que el testigo Fugaz brindó su testimonio. Sin embargo, para el juez del Tribunal Cuarto de Sentencia de San Salvador su historia no fue creíble, pues a lo largo de su relato tuvo una serie de contradicciones.

En primer lugar, el testigo no reconoció en su relato que él había sido herido en el tiroteo, pero fue el policía que lo acompañó en la patrulla a buscar al hechor quien dejó en evidencia la mentira. Además, el testigo no dejó en claro cómo pudo haber visto al asesino de Jonathan si este se encontraba encerrado en el cuarto del prostíbulo.

En este sentido, para el juez todas las contradicciones le restaron credibilidad al testigo que era la prueba principal que tenía la Fiscalía en este caso, pues además el testigo no había participado en un reconocimiento en rueda de personas o en fotografías. Asimismo, el imputado no tenía residuos de pólvora ni en su ropa ni en manos.

Por esa razón, el juez lo absolvió de todo cargo, pues la Fiscalía no pudo demostrar su participación directa en el homicidio de Jonathan esa tarde en el prostíbulo Los Verdes.

Comentarios