• Diario Digital | miércoles, 23 de octubre de 2019
  • Actualizado 11:50

Sucesos - COJUTEPEQUE

Prisionera por golpear a su marido con un martillo en la cabeza se fuga de bartolinas con excusa de ir a orinar

El hecho ocurrió en las bartolinas del 911 de Cojutepeque, Cuscatlán; fue trasladada a ese lugar porque estuvo recluida en el puesto policial de Santa Cruz Michapa donde también hizo intentos de fugarse.

Rosa Muñoz López se escapó de las bartolinas de Cojutepeque. Foto cortesía PNC.
Rosa Muñoz López se escapó de las bartolinas de Cojutepeque. Foto cortesía PNC.
Prisionera por golpear a su marido con un martillo en la cabeza se fuga de bartolinas con excusa de ir a orinar

Una mujer que estaba recluida en las bartolinas policiales del 911 de Cojutepeque, en Cuscatlán, aprovechó el permiso que le fue concedido para ir al baño para fugarse.

La cautiva guardaba prisión tras haberle roto la cabeza a martillazos a su compañero de vida y amenazarlo con “echarle” a los pandilleros de la zona.

La hoy fugitiva, de nombre Rosa Muñoz López, de 42 años, ya se había intentado escapar en otra ocasión, pero sus esfuerzos fueron frustrados por agentes policiales.

“La señora era algo ‘malilla’. En una primera ocasión ya se les había intentado escapar", comentó una fuente policial consultada respecto a su primer intento para fugarse. 

Muñoz López fue capturada y llevada hasta una pequeña bartolina ubicada en el puesto policial de Santa Cruz Michapa, Cuscatlán. En una ocasión, aprovechó un descuido de los policías para intentar fugarse, pero los agentes la interceptaron antes que lo lograra. 

Por su intento de fuga fue llevada hasta las bartolinas del 911 en Cojutepeque donde se le advirtió a los policías que tuvieran mayor cuidado debido al intento fallido. 

Ya en las celdas de Cojutepeque, permaneció varios días hasta que en horas de la tarde-noche del martes 17 de septiembre pidió permiso al encargado de custodiar la bartolina para ir al baño. El agente le asignó a una mujer policía para que fuera con ella; sin embargo, logró huir. 

"Desde el baño como que se subió al techo y salió por el otro lado, desde ahí se saltó al lado de la calle. Los que estaban de turno se dieron cuenta que se les había ‘zafado’ y ‘rapidito’ le dieron búsqueda”, detalló la fuente oficial.

Debido a que los agentes no lograron encontrarla en las instalaciones policiales, salieron en patrulla a recorrer las calles de la ciudad para dar con ella.

Sin embargo, pese al dispositivo para encontrarla no lograron ubicarla.

Las autoridades creen que abordó un autobús de los que hacen parada en el sector.

De acuerdo con la PNC, la fugitiva tiene relación con madres de pandilleros que delinquen en Cojutepeque, por lo que una de las hipótesis es que estaría refugiada en una de las viviendas de esa ciudad.

“La señora es bastante protegida por las señoras ‘bochincheras’ y madres de pandilleros de la zona donde vive. Alguna podría estarle dando posada, la señora es ‘malacata’ no es sencilla”, expresó el informante.

Estaba detenida por haberle roto la cabeza a martillazos a su esposo

Muñoz López llegó a las bartolinas cojutepecanas la semana pasada luego de haber atacado a su esposo a martillazos, amenazarlo con un corvo, e incluso, advertirle que le iba a decir a los pandilleros de la zona que lo mataran.

“Atentó contra la vida de su esposo, agarró un martillo y le dio en la cabeza hasta que se la reventó, luego agarró el corvo y lo amenazó. También le dijo que le iba a ‘echar’ a los mareros para que lo mataran”, reveló la Policía.

Según autoridades, la pareja había tenido problemas con anterioridad; a pesar de recibir insultos y amenazas de parte de ella, el esposo optaba por quedarse callado y evitar problemas. Ni los hijos de Muñoz López le hablan por su mal carácter.

“Ninguno de los hijos que tuvo con él se lleva con la señora por lo mismo, el esposo es una persona bien calmada. El hijo aseguró que él (el esposo) no le respondía como se debía por temor a las leyes que protegen a las mujeres, entonces mejor se corrió”, agregó la fuente consultada.

Las autoridades investigan si la mujer recibió ayuda de los agentes para fugarse, ya que el día de su escape llegó una orden de los juzgados para que fuera trasladada a Cárcel de Mujeres, en Ilopango.

Comentarios