• Diario Digital | martes, 23 de abril de 2024
  • Actualizado 18:27

Sucesos - Condena de 6 años

Reconoció a su violador en Facebook y logró que lo condenaran

El condenado habría sometido a su víctima en varias ocasiones cuando logró llevársela a un hospedaje luego de haberla visto en el interior de un microbús del transporte colectivo.

Dos meses después de la agresión, la víctima encontró a su agresor en Facebook, con ello logró establecer la demanda penal en su contra.
Reconoció a su violador en Facebook y logró que lo condenaran

Una mujer que fue víctima de violación, logró reconocer a su victimario a través de Facebook y fue así como logró imponer una denuncia formal en su contra, la que culminó con una condena a seis años de prisión, aunque ella tuvo primero que ampararse a un régimen de protección.

Era un viernes cuando María (nombre ficticio), se dirigía a trabajar y no se imaginó que ese día sería diferente a los demás. A eso de las 6 de la mañana, abordó un microbús de la ruta 4-T y se sentó atrás del conductor.

A los pocos minutos, un hombre de tez morena de unos 30 años se subió al mismo transporte y se sentó frente a ella en la colchoneta al lado del conductor, mientras hablaba por teléfono.

La parada de María se aproximaba, justo sobre la calle Concepción, en las cercanías del Mercado de La Tiendona. Frente a la venta de repuestos automotriz “Súper Repuestos”, se bajó del microbús y detrás la siguió el sujeto.

El hombre se acercó a ella y la cuestionó: “Mira, morra, ¿y vos tenés tatuajes?”, a lo que ella contestó que no. “La onda es que te voy a tener que revisar en un cuarto”, le dijo. María se negaba, pero él insistía. Y continuó cuestionándola sobre su forma de vestir y si era parte de alguna pandilla.

María, entre nerviosa y asustada, continuaba negándose. “Mira, la onda es que nos vamos a ir a de aquí”, y le señaló una calle. Pero ella decía que no. Luego la obligó a caminar hacia un hospedaje que está en las cercanías. María seguía negándose. “No me hagás desvergues en la calle, si no querés que se haga más grande el pedo”, le ordenó.

La mujer temblaba asustada, pero por el temor a que la matara entró al hospedaje San José, ubicado en la misma zona. El sujeto pidió una habitación. María suplicó que la revisara afuera del motel, pero el sujeto estaba decidido.

La encargada del hospedaje le dijo al hombre que la habitación se encontraba sucia, que aún debía limpiarla. El sujeto dijo entonces que la dejara así. La trabajadora insistió en que la limpiaría.

Luego de un tiempo, obligó a María a entrar al cuartucho y ya estando en la habitación abusó sexualmente de ella, al menos cuatro veces. El hombre, al terminar, le revisó todas sus cosas y logró quitarle un celular. Salió del hospedaje como si nada y volvió a abordar un microbús.

María quedó destrozada en la habitación, pidió ayuda pero ya no había nada que hacer, el sujeto se había ido. Incluso unos soldados que patrullaban la zona se sumaron a la búsqueda pero todo fue en vano.

El 14 de agosto de 2015, le quedó tatuado para siempre. No solo por la agresión, sino por el temor de perder su vida.

Dos meses después, a través de Facebook, identificó una fotografía del agresor. Entró a su perfil y lo logró identificar como Mauricio Geovany Pérez Guevara, de 30 años. Con eso interpuso la denuncia, y se logró identificar al agresor. El sujeto estaba purgando cárcel en el penal “La Esperanza”, conocido como Mariona.

Luego de un largo proceso penal y de que ella lograra un régimen de protección para ella y su familia, el Tribunal Sexto de Sentencia sentenció a este sujeto a seis años de prisión por el delito de violación sexual. 

Comentarios