• Diario Digital | miércoles, 11 de diciembre de 2019
  • Actualizado 03:41

Sucesos - LA LIBERTAD

San Juan Opico “respira” tranquilidad en el Día Internacional de la Juventud, a una semana del asesinato de un ingeniero

Aún permanece fresco el recuerdo del ingeniero Rigoberto Arnulfo Orellana Canales, atacado al negarse a ser asaltado; y de Luis Alberto Ramírez Oliva, encontrado lapidado en una calle. 

 

San Juan Opico “respira” tranquilidad en el Día Internacional de la Juventud, a una semana del asesinato de un ingeniero

Los residentes del cantón Sitio del Niño, en San Juan Opico, La Libertad, disfrutaron de momentos de tranquilidad, paz y de sano esparcimiento durante las actividades culturales y juveniles que se realizaron en el marco de celebrarse el Día Internacional de la Juventud.

No obstante, entre la población aún permanece fresco el recuerdo de los asesinatos de dos jóvenes que consternaron al municipio entero ocurridos hace no menos de dos semanas y con pocos días de diferencia.

Uno de ellos fue el joven ingeniero Rigoberto Arnulfo Orellana Canales, de 26 años, quien fue atacado con arma de fuego cuando se dirigía a pasar consulta a la Unidad de Salud de la localidad.

En esa ocasión, las autoridades informaron que el profesional fue herido de muerte luego de haberse resistido a entregar sus pertenencias a unos delincuentes.

Cuatro días después, se reportó la muerte violenta de otro joven, el crimen ocurrió en el cantón Las Delicias, en dicha jurisdicción.

La víctima fue Luis Alberto Ramírez Oliva, de 22, a quien lugareños encontrado muerto en la calle principal del caserío Valle Nuevo donde fue lapidado.

Pese a estos episodios de violencia, los habitantes de San Juan Opico, sobre todo los jóvenes, participaron de diferentes actividades culturales como la pintura, bailes y el ritmo contagioso de batucadas -entre otras expresiones- para dar a conocer su deseo de paz en el municipio.

El evento fue organizado por el Instituto Nacional de la Juventud de El Salvador (INJUVE), cuyas autoridades también se involucraron y explicaron las estrategias que se realizan para que los jóvenes no se involucren en las pandillas.

“Es una relación del Plan Control Territorial que es acercarnos a las comunidades, conocer sus necesidades y trabajar en conjunto con toda la comunidad en todo el territorio del país”, comentó la presidenta del INJUVE, Marcela Pineda.

La funcionaria explicó que la implementación del programa Oportunidades tiene componentes que permiten trabajar las áreas de salud mental, desarrollo tecnológico y artístico de los jóvenes residentes en San Juan Opico.

“En la comunidad hay un proyecto que está en nuestra gran sombrilla del programa Oportunidades que es un programa integral que contiene un componente de becas que vienen para los chicos de esta comunidad”, dijo.

Aseguró que la idea es potenciar el desarrollo de los jóvenes para que se mantengan activos y alejarlos de la violencia y grupos criminales. 

Comentarios