• Diario Digital | viernes, 22 de enero de 2021
  • Actualizado 00:37

Sucesos - San Salvador

Sindicalistas de la alcaldía de San Salvador se van a huelga por despidos que los deja a punto de perder sus casas

Denuncian que se han cesado a más de 500 personas durante la administración de Ernesto Muyshondt.
Foto tomada del Twitter de Stamss.
Foto tomada del Twitter de Stamss.
Sindicalistas de la alcaldía de San Salvador se van a huelga por despidos que los deja a punto de perder sus casas

La Asociación Salvadoreña de Trabajadores Municipales (Astram) y el Sindicato de Trabajadores de la Alcaldía de San Salvador (Stamss) se han declarado en huelga por el impago de cuotas laborales de la comuna que los tiene cerca de perder sus casas.

En forma de protesta, los empleados municipales y despedidos de la comuna impidieron el ingreso al centro operativo de desechos sólidos ubicado frente a la calle 5 de noviembre.

Los sindicalistas se quejan de que la municipalidad les ha descontado del salario, pero no ha pagado al Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), AFP, ni los préstamos personales durante 12 meses.

Es precisamente lo último, dijeron, lo que más les preocupa ya que algunos han perdido las casas que estaban pagando con préstamos de bancos o del Fondo Social para la Vivienda y otros están a punto de hacerlo.

“Desde más de un año se ha robado las retenciones laborales, que ronda más de los $6 millones en 12 meses que el alcalde ha realizado acciones en contra de todos los trabajadores”, dijeron a través de un comunicado de presa.

Agregaron que hasta el momento son más de 500 personas las que han sido despedidas por la administración de Ernesto Muyshondt “dejando sin posibilidades de llevar la comida a más de 500 familias de trabajadores”.

Una de las afectadas pide la intervención de las autoridades ya que indica que han acudido a la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), pero no les han resuelto su situación.

En diversas ocasiones Muyshondt ha dicho que los despedidos son plazas fantasmas, lo que implica que aparecían en las nóminas, pero que no llegaban a trabajar, situación que los afectados han negado.

Comentarios