Imprimir

Estudio de ADN confirma que restos encontrados en San Francisco Javier son de la agente Carla Ayala

El Salvador Times | 10 de septiembre de 2018

La alerta del cuerpo encontrado comenzó a sonar fuerte desde la semana pasada. De hecho, fue el director de la PNC, Howard Cotto quien llamó a conferencia de prensa para informar de tal situación, pero la Fiscalía dijo que no había seguridad y que se iba a comprobar de forma científica.

Los restos encontrados en el caserío Los Ríos del cantón Los Hornos, del municipio de San Francisco Javier, Usulután, pertenecen a la agente Carla Ayala, confirmó este medio día el fiscal general, Douglas Meléndez.

"Los restos encontrados en Usulután se tratan de la agente desaparecida Carla Ayala sin duda alguna", informó Meléndez, en una conferencia en la que estuvo también Arnau Baulenas, abogado querellante; José María Tojeira, director del IDHUCA; Guadalupe Echeverría, jefe de la Unidad Especializada Antipandillas de la Fiscalía y Boris Cornejo, jefe técnico normativo.

Según el fiscal, el proceso fue rápido ya que desde el mes de abril tenían muestras de ADN de los familiares de la agente asesinada. Ayala se encontraba desparecida desde el 28 de diciembre, luego de salir de una fiesta en las instalaciones del GRP en la zona de la Cima I de San Salvador.

Asimismo, Meléndez expuso que desde hace un mes se ha estado trabajando en la zona donde fueron encontrados los restos. Aseguró que se trata de una propiedad de familiares del agente Juan Josué Castillo, de indicativo "Samurái", quien se encuentra prófugo de la justicia y es el principal sospechoso del feminicidio de Ayala.  Explicó que se tenían todas las evidencias que en la propiedad había una tumba clandestina porque había hundimiento en el suelo. 

El Juez de Paz de San Francisco Javier colaboró con los permisos para poder entrar y trabajar en los terrenos donde estaba el cuerpo de la agente.

Agregó que la exhumación de los restos inició el viernes y finalizó la madrugada del sábado cuando fue llevada la osamenta al Instituto de Medicina Legal (IML) para que se le realizara el examen de ADN y un estudio antropológico, que es un equivalente a una autopsia.

Expuso que la Fiscalía sigue con la investigación por el caso. De igual forma, se continúa con la búsqueda del agente Samurái. "La investigación del prófugo continúa y no vamos a descansar hasta dar con este sujeto y llevarlo ante la justicia", explicó Meléndez.

Por su parte, el director del IDHUCA, José María Tojeira, felicitó a la Fiscalía por el trabajo realizado y por haber encontrado los restos de la víctima, quien ahora tendrá cristiana sepultura.

Tojeira apoyó la investigación con el abogado querellante y otro grupo de abogados más. Ante la pregunta sobre si la agente pudo haber sido violada antes de asesinarla, la fiscal Echeverría dijo que solo se podrá comprobar con los estudios antropológicos.  

Informes revelados por la Fiscalía previo al hallazgo del cadáver reflejaron que la agente murió casi de inmediato, luego de recibir el disparo presuntamente a manos de Castillo con su arma de equipo, una pistola Smith & Wesson, que impactó la zona de la cara y cráneo. Sin embargo, será el estudio antropológico el que determinará la causa de muerte y el tiempo en el que murió. 

Asimismo, se determinó que las heridas producidas por un proyectil en esa área son consideradas como lesiones mortales por los daños a órganos vitales, que lleva a una muerte instantánea, tras un período de agonía con sangramiento y que necesita de una asistencia médica inmediata en un tiempo máximo de 30 a 60 minutos. 

Luego de la información revelada este lunes, Meléndez agregó que se buscará reforzar la prueba del delito, así como ampliar la investigación sobre todas las personas que colaboraron con el agente prófugo para movilizar y enterrar los restos de la víctima.

En marzo pasado el Salvador Time informó sobre el último recurrido que realizó la agente al lugar donde fue sepultada de forma clandestina. "Mediante la señal telefónica y una aplicación que la agente tenía en su teléfono se ha obtenido una bitácora del recorrido que tuvo ella el día de la fiesta en la sede del GRP", detalló Meléndez en aquella ocasión.

De acuerdo a lo señalado por el celular, Ayala salió por la autopista a Comalapa y se detuvo en una zona de Olocuilta, posteriormente siguió con rumbo a la carretera Litoral hasta llegar al cantón Cruzadilla de San Juan en Jiquilisco.

El jefe del ministerio público explicó que la línea de investigación tuvo que ser depurada debido a que se hablaban de tres tumbas y que "se tuvo que determinar cuál es la tumba sospechosa". La alerta del cuerpo encontrado comenzó a sonar fuerte desde la semana pasada. De hecho, fue el director de la PNC, Howard Cotto quien llamó a conferencia de prensa para informar de tal situación, pero la Fiscalía dijo que no había seguridad y que se iba a comprobar de forma científica.

Para Meléndez, con ello no se quiso afectar a la Policía, sino que simplemente se tenía que estar cien por ciento seguro de lo que se estaba informando, por ser un caso muy delicado. Es así que la información final fue revelada hasta este lunes. 

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/sucesos/douglas-melendez-restos-encontrados-usulutan-tratan-agente-desaparecida-carla-ayala-duda-alguna/20180910122949048307.html


© 2020 El Salvador Times