• Diario Digital | domingo, 15 de diciembre de 2019
  • Actualizado 08:04

Lenin sobre la crítica revolucionaria

Lenin sobre la crítica revolucionaria

(Texto de Vladimir Ilich Lenin. Compilación del texto: Carlos Bucio Borja)

Examinando el contenido de esta resolución, podemos ver algunos puntos extraños. La resolución dice que “en las reuniones del Partido” debe permitirse “total libertad” para expresar las opiniones personales y para criticar , pero en “los actos públicos”  “ningún miembro del partido debe llamar a acciones que vayan contra las decisiones del congreso”, Veamos lo que se extrae de esto: en las reuniones del Partido, los miembros del Partido tienen derecho a llamar a acciones que van contra las decisiones del congreso; pero en los actos públicos ¡¡no tienen “permitida” total libertad para “expresar sus opiniones personales”!!

Quienes han redactado la resolución tienen una concepción totalmente errada de la relación entre libertad de crítica dentro del Partido y la unidad de acción del Partido. La crítica dentro de los límites de los principios del Programa del Partido debe ser totalmente libre (recordamos al lector lo que dijo Plejanov sobre este asunto en el Segundo Congreso del P.O.S.D.R.), no solo en las reuniones del partido, sino también en los actos públicos. Esa crítica, o esa “agitación” (pues la crítica es inseparable de la agitación) no puede ser prohibida. La acción política del Partido debe estar unida. Ninguna “llamada” que viole la unidad en acciones definidas puede ser tolerada, ni en actos públicos, ni en reuniones del Partido, ni en la prensa del Partido.

Evidentemente, el Comité Central ha definido libertad de crítica de manera imprecisa y demasiado estrecha, y unidad de acción de manera imprecisa y demasiado amplia.

Tomemos un ejemplo. El Congreso ha decidido que el Partido debe participar en las elecciones a la Duma. Participar en las elecciones es una acción muy definida. Durante las elecciones (como en Baku hoy, por ejemplo), ningún miembro del Partido en ningún lugar tiene el derecho ni de llamar a la gente a abstenerse de votar; ni puede la “crítica” de la decisión de participar en las elecciones ser tolerada durante este periodo, pues ello pondría en peligro el éxito en la campaña electoral. Antes de que las elecciones hayan sido anunciadas, por otra parte, los miembros del Partido en cualquier lugar tienen perfectamente el derecho a criticar la decisión de participar en elecciones. Desde luego, la aplicación de este principio en la práctica llevará en ocasiones a iniciar disputas y malentendidos; pero solo en base a este principio pueden todas esas disputas y malentendidos ser sellados de forma honorable para el Partido. La resolución del Comité Central, por otra parte, crea una situación imposible.

La resolución del Comité Central está errada en esencia y va contra las Reglas del Partido. El principio del centralismo democrático y la autonomía de las organizaciones locales del Partido implican libertad universal y total para la crítica, siempre y cuando no perturbe la unidad en acciones definidas; esto excluye toda crítica que perturbe o haga difícil la unidad en una acción definida por el Partido.


Creemos que el Comité Central ha cometido un gran error al publicar esta resolución entorno a una cuestión importante sin haberla discutido antes en la prensa del Partido y por las organizaciones del Partido; este tipo de discusiones podrían haber ayudado a evitar los errores que hemos indicado.

Llamamos ahora a todas las organizaciones del Partido a discutir esta resolución, y a expresar una opinión definida sobre ella.

Volna, Nº 22, May 20, 1906.
V. I. Lenin.

------------------------------

1. Partido Obrero Social Demócrata

2. El 11 de mayo de 1906, los miembros del distrito de Moskovsky en San Petersburgo celebraron una reunión para discutir los resultados del Congreso de Unidad del P.O.S.D.R. Los informes fueron hechos por Lenin y el Dan menchevique. Hacia el final de la reunión estalló una controversia entre los bolcheviques y los mencheviques sobre si era permisible criticar las decisiones del Congreso de Unidad en la prensa y en las reuniones públicas. Los mencheviques, que estaban haciendo todo lo posible para limitar la lucha ideológica por las decisiones del Congreso, consideraron que la crítica solo era admisible en las reuniones del Partido y propuso una resolución al respecto. Lenin propuso una enmienda que decía que todas las decisiones del Congreso deberían ser discutidas no solo en las reuniones del Partido, sino también en la prensa socialdemócrata y en las reuniones públicas. La resolución, incluida la enmienda de Lenin, se realizó contra 39 votos (Volna, No. 15, 12 de mayo de 1906). En respuesta a la enmienda de Lenin, el Comité Central, la mayoría de cuyos miembros eran mencheviques, adoptó la crítica a la resolución en el pasaje citado.