• Diario Digital | domingo, 12 de julio de 2020
  • Actualizado 19:10

Segunda Carta de Navidad para Amaya Coppens, Alvarito Conrado y los y las Secuestradas Políticas de Nicaragua

Sé que ustedes son objeto de múltiples vejaciones y vilipendios por parte de la tiranía perversa, la cual les inflige constantes torturas físicas y psicológicas, entre las que se incluyen dormir en celdas iluminadas las 24 horas del día, negarles medicamentos, frazadas o productos de higiene
Segunda Carta de Navidad para Amaya Coppens, Alvarito Conrado y los y las Secuestradas Políticas de Nicaragua

Hola, Amaya. Hola, compañeras y compañeros secuestrados políticos de Nicaragua.

Si bien no puedo pretender tener su mismo valor y heroísmo, permítanme dirigirme a ustedes como un compañero más al referirme a la intangible pero inquebrantable relación existente entre quienes compartimos sentimientos y aspiraciones de Justicia y  Libertad.

No sé si ustedes podrán leer esta carta antes de la Noche Buena, una fecha tan reverenciada por el cristianismo y nuestros pueblos. Preferiría que leyeran mis palabras en libertad, mientras disfrutamos de un buen pinol nicaragüense y celebramos en la Amada Patria de Alvarito Conrado, la Segunda Revolución nicaragüense. Esta nueva Revolución, una construida a partir de la reivindicación de la Constitución nacional y la resistencia e insurrección pacíficas; y una nueva reforma constituyente que proscriba e impida permanentemente la instauración de cualquier gobierno nepotista-oligárquico-caudillista como el que actualmente ejerce su tiranía en la Nicaragua secuestrada. Pero más temprano que tarde celebraremos la nueva liberación de Nicaragua.

Sé que ustedes son objeto de múltiples vejaciones y vilipendios por parte de la tiranía perversa, la cual les inflige constantes torturas físicas y psicológicas, entre las que se incluyen dormir en celdas iluminadas las 24 horas del día, negarles medicamentos, frazadas o productos de higiene, etc. Esta situación no solo viola sus derechos humanos, universalmente reconocidos, sino también la constitución política de Nicaragua.

Por segundo año consecutivo Nicaragua vivió una Navidad secuestrada, como secuestrados están el Pueblo, la Constitución y todas las instituciones del Estado, así como los símbolos de la memoria viva de Benjamín Zeledón, Augusto César Sandino y Carlos Fonseca Amador. Estos héroes no están hoy físicamente con nosotros, pero viven en la memoria y la resistencia popular nicaragüense junto con Alvarito Conrado. Su gloria ilumina la nueva lucha democrática y revolucionaria en la nación de Nicarao y Quincho Barrilete, resistiendo contra los déspotas violadores Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Tal vez la Lucha cívica sea larga, pero al final ésta prevalecerá sobre todas las adversidades y la perfidia de la tiranía.

Desde algún lugar del mundo permítanme compartir nuevamente mi admiración por ustedes, quienes ejemplifican la juventud democrática y revolucionaria más avanzada de Nicaragua y América Central.

Un ENORME ABRAZO y FELIZ NAVIDAD.

¡VENCER Y VIVIR! —¡EL PUEBLO NICARAGÜENSE VENCERÁ Y VIVIRÁ!…