• Diario Digital | martes, 26 de mayo de 2020
  • Actualizado 02:15

La crisis que viene es resultado de la incompetencia gubernamental y sus mentiras

La crisis que viene es resultado de la incompetencia gubernamental y sus mentiras

No se nos dice la verdad y se nos engaña; se nos atemoriza para que no critiquemos, la cuarentena no sirve para combatir el coronavirus, sino para retardar lo inevitable, se está haciendo por razones políticas de imagen únicamente.

No se abrirá la economía y se tratará de imponer más cargas a la empresa privada, aprovechándose de engañar a los diputados. El tiempo ganado por la cuarentena no se ha aprovechado porque el Hospital CIFCO debió ser de campaña y utilizando la infraestructura existente y no para llenar los bolsillos de la familia y amigos del gobierno. No estará equipado ni funcional a tiempo, ya lo verán. Será el monumento a la corrupción de este gobierno como lo fue El Chaparral para otro. 

Es necesario que el gobierno reduzca a la mitad su plana laboral engrosada políticamente desde hace años. Es la cuota de sacrificio que deben hacer. Pretender que la empresa privada no inicie labores será catastrófico para todos, no solo se perderán los empleos sino que la mayoría de micro y mini cerrarán a menos que se tomen medidas urgentes no políticas sino técnicas. Creer que en 15 días la curva se aplanara es ignorancia; al contrario seguirá en incremento, pero aún así la economía debe abrirse, los actuales hospitales no tienen capacidad ni la tendrán así que se deben adoptar medidas para atender en su domicilio a la mayoría que no es de alto riesgo. El transporte debe restablecerse totalmente sin restricción y antes de provocarla desobediencia ciudadana por la incapacidad gubernamental, el comercio debe abrirse. 

La falta de transparencia es manifiesta, no quieren dar ni mostrar la información del gasto público, por ello renunciaron los miembros del comité de supervisión de los tres mil millones; no se respetan las sentencias de la Sala de lo Constitucional. 

A la Asamblea Legislativa: que no les engañen y les vuelvan a ver la cara. Esta vez solo queda no aprobar el dinero de los 3 mil millones, sino una pequeña cantidad a partir de un programa de gasto claro y supervisado que incluya el sacrificio del gobierno de reducir las plazas a la mitad y eliminar los ministerios, secretarias y demás cargos innecesarios como La Choly, el Sliptone, el Payaso, el Brozo etc etc. Habiendo cumplido todas y cada una de las sentencias de la Sala de lo constitucional y las posibles destituciones de funcionarios por violaciones a los derechos humanos y la constitución.

Quitemos la campaña del miedo, si van a ocurrir decesos de gente más vulnerable, es inevitable pues no hay tratamiento eficaz, pero es un porcentaje bajo comparado a la crisis que afrontaríamos si no se maneja bien a los pacientes que pueden salir adelante en sus casas con medicación brindada por el gobierno. Ya dijimos que los hospitales no serán suficientes ni estarán listos a tiempo. Es necesario que se restablezca el orden constitucional y el estado de derecho o vendrá un estado fallido al comenzar la #DesobedienciaCivil; motivada por las medidas dictatoriales.

El virus no se irá y probablemente mute, por lo que debemos aprender a vivir con él, así que no se puede permitir la cuarentena eso no sirve y es indebida. Así lo que viene es que la presidencia rinda cuentas de lo gastado, que no se prolongue la cuarentena y la derogatoria de los decretos que le dan tres mil millones de dólares y que ya casi ha gastado sin rendir cuentas pues los ha tomado del presupuesto general de la nación y pretende que al venir el dinero se le reponga sin rendir cuentas. Yo esperaría un antejuicio y la destitución del presidente por sus violaciones a sentencias, derechos humanos y a la constitución; pero debe ser la asamblea quien lo determine junto a la corte suprema y la fiscalía.