• Diario Digital | viernes, 25 de septiembre de 2020
  • Actualizado 05:03

El negocio de la salud

El negocio de la salud

EE.UU. se sale de OMS ¿Y si el bueno fuera Donald Trump? La Agencia, que es como llaman a OMS se ha venido corrompiendo con el pasar de los años. Todo comenzó en 1998 cuando la noruega Harlem Brundtland en aquella oleada neoliberal que vivimos disfrazadamente privatizó la institución.

Sí, fundada en 1948, OMS viviría de cuotas que aportaran los países miembros. La noruega recién llegada pidió aumentarlas para fortalecer y ampliar la Agencia. Las naciones desarrolladas se opusieron. Esto obligó a buscar donantes privados que lentamente han ido imponiendo agenda y protocolos médicos. 10 sponsors aportan el 80% del presupuesto y se denominan fondo extra presupuesto. Estos fidecomisos privados tienen en la actualidad más influencia que los países a quienes imponen sus reglas sanitarias. Fundación Bill y Melinda Gates o la big pharma aportan tanto que condicionan la independencia de OMS.

¿Ejemplos? Los donantes OMS (que fabrican medicamentos) piden participar en los comités que definen protocolos de endemias como el VIH-SIDA; epidemias estacionales como gripes, neumonías; pandemias como la que nos tiene encerrados ahora. Así los dueños del Tamiflu formaban parte del comité de OMS que determinaría si declaraba pandemia o no al H1N1 en 2009-2010 ¿y qué creen? OMS declaró pandemia. Los stocks de Tamiflu se dispararon porque los países se volcaron a comprarlo. Francia con 60 millones de habitantes compró 90 millones de vacunas y solo termino usando 5 millones. Finalmente murieron 21,000 personas en el mundo. Con la Gripa aviar OMS dijo que morirían 150 millones. 15 años después de esa gripe murieron 351 personas a nivel global. El resto de medicamento que no se usó terminó quemado. Tamiflu quedó millonaria.

Igual OMS ha tenido aciertos: la prohibición mundial al tabaco es un logro importante que le corresponde a la Agencia. No repudio el hecho de que haya Asocios Públicos Privados pero cuando dejas a merced de farmacéuticas la OMS la corrupción será inevitable. El punto es, que, teniendo en cuenta que nos afecta a todos lo que ellos deciden en Ginebra lo menos que debería tener ese organismo es carácter público y no, como ahora, privado.

¿Más importante que la vida, la libertad? El negocio del big pharma estadounidense corrompió toda la sanidad mundial exportando su forma de administrar la salud. FDA estadounidense subcontrató a Pharma Companies que a su vez contrató a Mckesson (distribuidor de medicamentos) para gestionar la ley de distribución del fentanyl. Nadie notó este conflicto de intereses. A Mckesson no le interesó nunca controlar que fentanyl solo se vendiera –como dice la ley- a cancerosos sino que dejó se popularizara para todo tipo de dolor. Big pharma comenzó a producir opioides sintéticos (fentanyl). Los médicos animados por farmacéuticas comenzaron a recetar un medicamento súper-poderoso a personas que no lo necesitaban mientras big pharma lo masificaba en parches (Johnson and Johnson); bombones y píldoras (Cephalon) y aerosoles (Insys) para el dolor. Insys que corrompió médicos con regalías de todo tipo para que recetaran fentanyl irresponsablemente término en bancarrota. Big pharma ganó millones mientras hacían adictos a los estadounidenses. Finalmente se les prohibió vender fentanyl. Pero Insys y Cephalon las mismas farmacéuticas que vendieron fentanyl venden ahora perversamente el antídoto: naloxona y están recuperándose de la quiebra.

Si bien la heroína llega de México, al ser mezclada con fentanilo la hace aún más barata y letal. Al ya no vender fentanyl los médicos las personas adictas lo buscan y compran en internet o de los capos mexicanos en las calles provocándose a sí mismos una de las mayores crisis de muertes por sobredosis en EE.UU. Trump –por eso- ha declarado a los cárteles de México terroristas, dejando abierta la puerta para una invasión en caso de que su vecino no pueda controlarlos. En su guerra contra el narco obvian que este problema tiene una parte legal: cuando médicos animados por farmacéuticas (Purdue) recetaron Oxicodona hicieron a estos pacientes adictos pasándose luego a la heroína. El problema de muertes histórico por sobre dosis con fentanilo del que Trump culpa a los narcos nació así. Y están repitiendo el ciclo. Mientras enriquecerse a costa de crear adictos sea un negocio legal para las farmacéuticas como acaba de demostrarlo FDA aprobando un producto 10 veces más potente que fentanyl como el Dsuvia las muertes no cesaran.

Corolario:

La decisión de Trump de sacar a EE.UU. de la OMS es un error geopolítico que China sabrá aprovechar para sustituirlo en ese organismo formando una nueva coalición geo-médica que puede minar el poder de las big pharma estadounidenses a nivel mundial y con ello sus ganancias. Y ya comenzó.

Al salirse Trump de OMS el pasado 29 de mayo deja claro un error sobre su marcha hacia un segundo mandato. Trump no lo hace para combatir la privatización de la Agencia. Trump se salió básicamente por dos motivos: para culpar a OMS-China y desviar su derrota personal en la desastrosa forma que manejó la pandemia COVID19 en su país y que será (además del desempleo) las causas por la que perdería su re elección. Y la segunda, porque OMS prohibió el 25 de mayo anterior a SANOFI, de la que Trump es socio, vender como tratamiento exitoso para el COVID19 la famosa hidroxicloroquina ocasionándole grandes pérdidas económicas a la farmacéutica donde Trump tiene acciones.

Este capitalismo mata.