• Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 07:05

El neoliberalismo

El neoliberalismo

Entre espacios sobre que escribir me deshago entre: El verdugo del Mozote: Domingo Monterrosa Barrios; seguir lo que escribí por último: ¡Con lo que van a recuperar en El Salvador!, pero me desilusioné por no poder ver lo de los dos primeros expresidentes, Alfredo Cristiani y Armando Calderón Sol; y un tema más universal: El Neoliberalismo.

Me decidí por este último tema porque he visto como hacen metralla del Economista Salvador Arias, al hacerles este la pregunta a los izquierdistas que no apoyan el FMLN, la mayoría en la diáspora de Estados Unidos, México, Canadá, Europa y Australia. Estos se han vuelto más comunistas que Fidel Castro y más avanzados que Carl Marx y Lenin.

Salvador Arias hizo la siguiente pregunta en Facebook, lo transcribo tal y como lo encontré. “A mí me hubiera gustado el ex presidente Mujica que mientras fue presidente hubiera desmontado el neoliberalismo pero no lo hizo, tiene un discurso de humildad que no corresponde con sus actuaciones, disculpen pero es una actuación hipócrita cristiana”. Salvador Arias.

Quién no sabe lo que el expresidente José “Pepe” Mujica hizo por Uruguay, se puso un sueldo bajo y dio lo demás a estipendios, anduvo y deambula todavía en un carro viejo, pocos guardaespaldas, entre otras cosas y es muy querido por su nación, la cual creció económicamente a niveles insospechados el Uruguay.

Todo el mundo habla de lo que hizo el expresidente Mujica. Pero no hizo nada por detener el avance del Neoliberalismo, es más en Uruguay todos los crecimiento del país tiene que ver el neoliberalismo, pero el insumo social es otra cosa, Uruguay es por encima de Cuba todo lo que Mujica quiere, ¿Y si hubiese gobernado Cuba? Entonces estaríamos hablando de la misma Cuba.

El Neoliberalismo como tal lo podemos definir así: “El neoliberalismo –también llamado nuevo liberalismo o liberalismo tecnocrático– es la corriente económica y política capitalista, inspirada y responsable del resurgimiento de las ideas asociadas al liberalismo clásico o primer liberalismo desde las décadas de 1970 y 1980.”

Nos quedamos cortos en el concepto pero para emplearlo necesitamos el capitalismo como tal para su introducción más cerca de la verdad, el capitalismo es necesario para poder emplearlo, su versión más avanzada es el neoliberalismo.

Nuestro país, El Salvador, en una versión neoliberal en función de una sociedad desdibujada y arrasada por la criminalidad, las pandillas, el narcotráfico y los partidos políticos. Nosotros somos el pueblo. El pueblo y siempre el pueblo es el encargado de hacer los más duros y nobles trabajos para que la sociedad persista. 

¿Y todavía nos engañan? Eso es lo que más desean los políticos, engañarnos unos a otros, como robarle el dulce a un niño. ¿Quién no sabe que durante la guerra nos mataron a miles? ¿Quiénes hicieron eso? Ahí los tuvimos gobernando, es decir quien más nos maltrata más nos adula.

Los cuatro gobiernos de ARENA no anduvieron fijándose en que era o no neoliberal, ellos a robarse los dineros de pueblo, nosotros, iban, ellos a hacerse millonarios de dólares iban. ¿Quién los detenía? Nadie, ellos eran parte de un todo. Ellos con las mentiras neoliberales nos dejaron endulzar los oídos.

El dólar contra el colón, Tratado de Libre Comercio y otras leyes que te endulzaron el oído y tú esperando todavía. “Vamos a recuperar a El Salvador” decían en los anuncios una y otra vez, y tú oías eso “Vamos a recuperar a El Salvador” cuando te ibas a dormir y mirabas el rostro de Norman Quijano y pensabas sí eso era pesadilla. Era la realidad, cruel realidad de la vida, del neoliberalismo.

“Los malacates ya se van a acabar”, dijo Elías Antonio Saca y más malacates salieron, aunque unos cuantos están presos, seis contando a Saca. ¿Y los demás? A Mauricio Funes sí lo han tratado de meter preso, que por un Ferrari, si no se va a Nicaragua ya lo anduvieran mostrando por todos lados, sin ser culpable. ¿O no dice así la ley? Todo ser es condenado hasta que la ley así lo decida.

Para que se estuviese callado –sí se puede más- demandaron al presidente y al vicepresidente, eso no se hace en ninguna democracia del mundo que conocemos, ¿En qué país callan a presidente? Ni han salido los hombres de sus sillas cuando ya les quieren caer encima, solamente por ser del FLMN, partido por cierto que actúa bajo los designios neoliberales pero con un poco de ayuda social, muy poco.

La señora embajadora, Jean Manes, se codea con los que el exembajador Douglas H. Barclay se codeaba, pero la gran diferencia que él les dijo en sus caras que pagasen los que debían en impuestos, a la ANEP, pues el país los necesitaba para pagar las deudas que ellos mismos se han robado, eso, señora embajadora de Estados Unidos, no se lo dicen a usted.

Entiéndase bien, corrupto es corrupto, no importa en qué partido esté, pero hasta el momento la Fiscalía General de La República tiene solo de ARENA, Saca y Francisco Flores, entre estos tienen una gran retahíla de nombres que sacar y poner en su puesto.

El neoliberalismo seguirá su marcha inexorable por los tiempos, ese es su destino.