• Diario Digital | sábado, 08 de mayo de 2021
  • Actualizado 02:17

Perspectivas electorales en la configuración política 2021-2024

Perspectivas electorales en la configuración política 2021-2024

A pocos días de llevarse a cabo los comicios legislativos y municipales, los partidos políticos involucrados en la contienda electoral han intensificado su campaña de cierre en la búsqueda de la simpatía y del sufragio popular, que les permita obtener una correlación de fuerzas importante para el próximo ejercicio legislativo y municipal.

Las elecciones constituyen el método básico democrático para designar a quienes toman las decisiones en representación nuestra, haciéndolos responsables de sus decisiones. En ese contexto las elecciones del 28 de febrero de 2021, no solo  supone el arribo del partido Nuevas Ideas como la eventual primera fuerza política del país, y el crecimiento de GANA, sino también serán trascendentales en el marco de las decisiones importantes que inevitablemente deberán aprobarse en la próxima Asamblea Legislativa 2021-2024, entre las que están; la elección de magistrados en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), la elección de funcionarios de segundo grado, que incluye la elección del fiscal general de la república, y una gobernabilidad que se requerirá para abordar temas importante como la reforma del sistema de pensiones, la discusión de una política de responsabilidad fiscal, el fortalecimiento de la institucionalidad y respecto del estado de derecho, en una coyuntura atípica por los tiempos de la pandemia del covid que experimenta el país y el resto del mundo desde el año pasado, y que sin embargo no debe significar una excusa para no elegir a quienes oferten propuestas realistas para solucionar los problemas del país y las necesidades de la gente, sino también para castigar al político populista y demagógico, y aquellos otros que ya fracasaron en la gestión pública, y que en esta contienda siguen ofreciendo de todo, ofertando lo mismo que no han cumplido, o los que reparten guacales y chilindrinas a cambio del voto, queriendo sorprender la inteligencia de la gente.  

Evidentemente, no se puede caer en la generalización absoluta, si bien ciertamente existe una percepción negativa de la calidad de política que se ejerce en el país, hay políticos que por el rol que juegan en sus partidos, por su desempeño personal o en aras de la gobernabilidad son necesarios en el parlamento, un Guillermo Gallegos, Francisco Merino, u otros males necesarios son reelegidos frecuentemente por el votante entre tanto no ocurra un verdadero relevo generacional con gente joven o nueva que esté al servicio del país, y no de los mismos de siempre. 

Si bien para este proceso electoral existe una nutrida participación de los jóvenes de distintas ideologías como candidatos a diputados y alcaldes, un reducido grupo ha presentado plataformas con propuestas novedosas y perfiles de proyectos atractivos que en sí mismo ya representa un cambio de cara al futuro, hablamos de candidaturas como Aida Betancourt, Leonor Selva, Suecy Beverly Callejas, Alexia Rivas, Rebeca Santos, Diego Cabezas, Dania Gonzalez, Edgardo Mulato, Henry Flores, Claudia Ortiz, Daniela Genovez, Anabel Belloso, Karla Moncada, Adela Lemus y Ludwin Alberto Campos, por Nuestro Tiempo, este último con una oferta municipal atractiva e innovadora enfocada en la transformación de la calidad de vida de la persona,  como el fin mismo de las  políticas, la cual desarrolla partiendo del conocimiento del territorio, sus vulnerabilidades, sus problemáticas, necesidades, capacidades y potencialidades tanto físicas, como materiales e intelectuales del asentamiento poblacional de San Miguel y comunidades aledañas. Prevista en siete ejes estratégicos desarrollados; medio ambiente, desarrollo social y económico, arte y cultura, seguridad ciudadana, turismo verde, seguridad alimentaria, institucionalidad y transparencia, que no obstante su enfoque de carácter  municipal, las mismas pueden extrapolarse a escala nacional, partiendo de la base que las dinámicas sociales que le dan vida a los territorios, en función de la estructura nacional, que comprenden las actividades, las problemáticas, modelos y las relaciones sociales y económicas que mueven a los municipios de El Salvador, impactan a nivel estructural al país entero.