• Diario Digital | lunes, 26 de agosto de 2019
  • Actualizado 04:23

¿Estamos construyendo una democracia?

¿Estamos construyendo una democracia?

Gran parte de la población ve con desaliento la polarización de nuestro país y los efectos sobre la vida económica, social y política.

La política es un atributo ineludible de todo grupo humano.  La calidad de vida de cualquier grupo político es mejorar su calidad de vida, estar bien y vivir bien, de allí que el bienestar del grupo es inherente a la función que desarrollan. Lo cual es lógico y claro.

Para subsistir todo grupo político debe llegar a un acuerdo con otros grupos , sobre una línea estratégica  común, en un tiempo debido, pertinente; el no lograrlo significa su desaparición o desintegración.

Los acuerdos de Paz es un referente sobre esta clase de acuerdos en  la vida política del país y a pesar de ser un modelo a nivel internacional, pareciese ser que está agotado.

El Foro económico social y todo lo que ello contenía; dejo un enorme vacío que ahora nos está pasando la cuenta; su incumplimiento se ha transformado en una nueva amenaza más profunda y desgarradora que no va a finiquitar, si no hay una política de nación que aborde en forma íntegra las causas de la pobreza y la marginación política.

Para lograr esos acuerdos de “subsistencia”,  debemos  comprender que lo esencial de un problema político es que se puede obtener lo mejor, pero no obtener todo. En la democracia el grupo subsiste y  actúa bajo ciertas líneas de acción que se convierten en un patrón que puede ser autoritario, oligárquico, democrático, populista.

Es el Estado y no los movimientos sociales, la ciudad capital, la industria o las organizaciones empresariales, el que determina y garantiza el orden fundamental en la vida de los pueblos. Sobre todo en una sociedad moderna donde el Estado es una unidad grande y compleja derivado de la división del trabajo y los procesos políticos de los asuntos públicos.

¿Qué clase de democracia estamos tratando de construir?

La democracia contienen 3 elementos fundamentales: 1.- Debate, 2.-Poder y 3.- Seguridad.*

1.-Las decisiones surgen en un proceso de debate. El poder se ha distribuido de manera suficiente, uniforme y amplia como para que ningún grupo dentro de la forma de gobierno, pueda ejercer un poder hegemónico.

El debate y no la violencia u otras formas de cohesión es un distintivo del gobierno democrático liberal. Toda forma de pensamiento y acción debe de estar abierta a la crítica.

2. Para que se construya democracia, todas las personas debemos tener la oportunidad de participar en el debate. La única manera de garantizar a la “gente común” se le conceda este derecho  consiste en respaldarlo con el poder público,  de otro modo los carentes de privilegios, dinero, y de prestigio, serán también eternamente los explotados, desposeídos y los despreciados; ya que es frecuente que los hombres  no escuchen con serenidad y comprensión a quienes están en peores condiciones de poder y estatus.

El ejercicio del poder debe estar guiado y atemperado por las reglas  y procesos del debate y éste,  inherente a la generalidad de sus miembros.

2. La seguridad contra la injusticia y el ejercicio arbitrario del poder, se logra mediante la aplicación equitativa de  reglas legales y la defensa de los derechos individuales sin exclusión.

Si el debate es esencial a la democracia,  su realidad y concreción dependerá de la divulgación del poder y de la existencia del ejercicio de la ley, los cuales deben ser mutuamente dependientes para apoyar un sistema de gobierno democrático. De lo contrario estamos construyendo un gobierno oligárquico, autoritario o populista.

*Opiniones, públicos y grupos de presión. G.C. Moodie y G . Studdert Kennedy. FCE 1975.