• Diario Digital | lunes, 26 de agosto de 2019
  • Actualizado 03:07

¿Son las elecciones del 2018 para elegir presidente?

¿Son las elecciones del 2018 para elegir presidente?

Definitivamente no. ¿Entonces porque la divulgación política actual está orientada a los candidatos presidenciales del 2019 y no a los diputados y alcaldes del 2018?  ¿Son los candidatos presidenciales los que resuelven los problemas fundamentales del país? No. La vida económica, social, cultural y política está más ligada a los gobiernos municipales y a los que legislan.

Es un desacierto y obstáculo en el sistema democrático que los grandes medios de comunicación publiquen espacios periódicamente sobre las actividades de los candidatos pre- presidenciales, que las propuestas de los legisladores y los planes de gobiernos locales. Parece que se quiere desviar el interés de la opinión pública con estas visitas y consultas que no son más que propaganda disfrazada, fuera de tiempo y en clara violación de la ley electoral.

Abundan datos sobre la realidad económica, social y política del país en instituciones de gobierno, organizaciones e instituciones nacionales e internacionales que nos permiten  tener una “radiografía” de país. Más bien es una campaña disfrazada con la concupiscencia de ciertos medios de comunicación que manejan o crean la agenda electoral.

Las próximas elecciones del 2018 son para elegir gobiernos municipales y diputados a la asamblea legislativa, en consecuencia hacia allí debería de enfocarse la agenda de los medios de comunicación.

La función de los gobiernos municipales es procurar el desarrollo integral de sus municipios; para eso son electos, para gestionar y administrar el desarrollo. Su estrategia debe fundamentarse desde una realidad concreta y elaborar propuestas de solución ante los problemas de la comunidad. Deberían de considerar en su propuestas electorales promover la cultura de reconcilian y paz para la convivencia pacífica, el fomento de los deportes y el arte en todas su manifestaciones; no solamente para fortalecer la identidad nacional; sino como vehículo liberador de energías positivas ante un medio cargado de manifestaciones de violencia intrapersonal y pública.

Esa es la tarea de los partidos políticos y sus candidatos, auscultar y buscar alternativas pertinentes para el desarrollo del municipio y del país. Ellos deberían de hacer esas giras de consulta y comprometerse con sus votantes, servir a la población que les delega su poder político y al que tienen que servir y entregar cuentas.  Esa es su agenda y eso debería de promover los medios de comunicación para fortalecer la democracia; potenciar  las mentes innovadoras y creativas de los candidatos y facilitar la confrontación de propuestas en beneficio de los municipios y el país.

Y que diremos de los candidatos  a las diputaciones, ofreciendo obras públicas y empleos cuando su función es legislar, proponer leyes y normas que aseguren el bienestar de la sociedad en todo su conjunto. Ellos no tiene poder de ejecución de obras de infraestructura o “fábricas de empleo “ son legisladores. Deben estudiar y proponer leyes en base a las necesidades de la población y velar porque estas se cumplan. Porque las leyes van cambiando de acuerdo a la evolución social, económica y política, habrá entonces que adecuar o proponer leyes. Construir junto al electorado políticas públicas porque su ejercicio promueve la seguridad jurídica del país, atrae inversión y fortalece la convivencia armónica.

Cientos de leyes de beneficio común que estas escritas, pero que no se cumplen. Los candidatos deberían de comprometerse para darles seguimiento y que se practiquen. No se trata solo de salir en la foto o en el video; de buenas intenciones está hecho el camino al infierno dice el dicho popular.

Por último es importante que la población participe activamente en exigir el cumplimiento de las promesas de campaña y no dejarse sorprender por la propaganda disuasiva.