• Diario Digital | sábado, 24 de agosto de 2019
  • Actualizado 19:32

La llave para el progreso está en tus manos

La llave para el progreso está en tus manos

La mayor riqueza de El Salvador es mi gente. Su laboriosidad, entusiasmo y el deseo de progresar son el motor que ha impulsado desde siempre el desarrollo de esta nación.

¿Pero qué está pasando? El país se estanca debido a las malas decisiones de gobernantes empeñados en llenar de obstáculos el camino de quienes buscan un mejor futuro para sus familias.  La inseguridad ha llegado a límites insostenibles, la falta de empleo y de apoyo a quienes quieren emprender un negocio o salir adelante ofreciendo sus servicios nos está llevando a retroceder. Las más afectadas son las mujeres.

De cada 100 mujeres ocupadas, 46 tienen un empleo vulnerable, corriendo el  riesgo de aumentar la cifra del desempleo. Todas con responsabilidad en sus hogares, muchas de ellas cabezas de familia.

Tenemos que recuperar el país, estamos obligados a engrasar el motor del progreso y ponerlo a toda marcha para recuperar la nación que teníamos y avanzar a la construcción de un mejor El Salvador. Y las mujeres somos parte esencial en este proceso que comienza tomando la mejor decisión el próximo 4 de marzo, eligiendo diputados, alcaldes y concejos municipales que respondan a las necesidades de los salvadoreños

El 53.3% del universo de electores para estas elecciones somos mujeres, lo que significa que nuestro voto puede hacer la diferencia.

El llamado a quedarse en casa o anular el voto es una estrategia de políticos embriagados de poder que temen a la democracia y la atacan  utilizando como principal herramienta de destrucción la decepción que nos han causado la política tradicional. No cedamos nuestro derecho constitucional, no escuchemos esas voces y salgamos tempranito a votar, a ejercer nuestro derecho constitucional, a cumplir con nuestro deber.

Mujer: la llave del progreso está en tus manos. Con tu voto puedes castigar al que te mintió, premiar al que hace su trabajo y dar oportunidad a quienes pueden hacer más por el país.

Hoy es momento de unirnos, de caminar juntos a pesar de las diferencias que hasta ayer nos separaban; es tiempo de actuar; de empujar ese país del que todos nos sentimos orgullosos, a pesar de algunas decepciones; de entusiasmarnos, aunque a veces no creamos. Hoy es momento de progresar.

¡El Salvador está en tus manos!