• Diario Digital | Viernes, 24 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 07:10

Sucesos - AYER FUE CONDENADO EL AGRESOR

Ilaria, la mochilera italiana que desembarcó en El Tunco, fue abusada y terminó parapléjica

El agresor de Ilaria, el médico guatemalteco Ángel Javier Lara, fue condenado ayer a 15 años de cárcel por tres delitos, pero fue absuelto por violación.

Fotos tomadas de redes sociales
Fotos tomadas de redes sociales
Ilaria, la mochilera italiana que desembarcó en El Tunco, fue abusada y terminó parapléjica

La calidez de los lugareños, las olas y el paisaje de la playa El Tunco no pasaron desapercibidas para una mochilera italiana que en dos meses se enamoró del popular destino turístico del Puerto de La Libertad, al punto que lo eligió como su nuevo hogar.

Desde entonces, la vida de Ilaria Silvestri transcurrió entre amigos, playa, fiestas y un trabajo como bartender en un hostal de la zona. Todo iba bien hasta que un encuentro con un cirujano guatemalteco amigo suyo le cambió la vida por completo.

Hasta que se enamoró de El Tunco, Ilaria se había dedicado a viajar por diversas partes del mundo como el Sur de América, luego llegó a México, donde estuvo radicada por varios meses, y finalmente llegó a El Salvador. 

Recién había terminado una larga relación amorosa en México y a su llegada a El Salvador fue acogida de inmediato, su simpatía le permitió ampliar su grupo de amistades, no solo salvadoreños sino también extranjeros que la recuerdan con mucho cariño.

"Ella se dedicaba a realizar artesanías, además tenía habilidades para hacer malabares y otros shows", explicó una mujer que la conoció en su estancia por el país, a quien llamaremos María para proteger su verdadera identidad, quien además describió a la trotamundos como una persona "alegre, buena y de un gran corazón". 

Ilaria se hizo muy amiga de María, con quien compartió comidas, fiestas y la alegría de haber encontrado un trabajo de bartender en el bar The Lab, donde se realizaban fiestas los fines de semana en la que se divertían personas que llegaban desde San Salvador y algunos extranjeros que se hospedan en la zona turística.

Ahí conoció a Ángel Javier Lara Quiroa, un cirujano de origen guatemalteco que andaba de vacaciones practicando surf, a quien conocían en la zona como "El Chapín". Ambos fueron vistos platicando en varias ocasiones pero nunca se confirmó que entre ambos hubiera una relación sentimental.

El viernes 6 de noviembre de 2015, Ilaria llegó temprano a su trabajo, organizó el bar y desde temprano comenzó a preparar tragos para los clientes, incluido Lara Quiroga, quien se quedó en la barra para platicar e invitar a algunos tragos a su amiga italiana.

Una vez finalizó su horario de trabajo la joven aceptó ir con Lara hasta la habitación en la que se hospedaba, en el hostal Makoi, donde habían planeado comer y continuar bebiendo.

ilaria en el Tunco 1

Cómo fue la agresión

Al llegar a la habitación, el joven le preguntó si quería "sentirse bien", a lo que ella respondió que sí. Ese fue el último recuerdo concreto que la extranjera tiene de ese día. Luego recordó que estaba intentando despertarse cuando observó que el hombre estaba inyectando algo en su pie, después de eso volvió a quedarse dormida.

Así llegó la tarde del sábado y las amigas de Ilaria no la había visto durante todo el día, por lo que empezaron a preocuparse y decidieron buscarla en el hostal Makoi, después de todo la habían visto caminar con Lara la noche anterior y sabían que él se hospedaba en el lugar.

La sorpresa de las jóvenes fue que al llegar, Lara les aseguró que ya no estaba ahí. Con más dudas sobre su paradero iniciaron una búsqueda en todos los restaurantes de la zona para preguntar por ella, pero nadie la había visto. 

"Fuimos al hostal otra vez a preguntar por ella y el encargado nos dijo que no sabía si estaba ahí, pero accedió a que verificáramos en la habitación y nuestra sorpresa fue encontrarla tirada en una cama, desnuda", explicó María.

"Ella habla tres idiomas, pero en ese momento solo podía balbucear y no entendía ni el español ni el inglés, lo único que podía entender era italiano, fue muy difícil comunicarnos con ella en ese estado", explicó.

De inmediato las amigas intentaron despertarla, pero Ilaria estaba muy desorientada, como cuando una persona ha sufrido una sobredosis de droga. "Entonces nos movimos a la Casa de la Salud (un hospital privado) en Santa Tecla y ahí le hicieron varios exámenes", explicó la joven.

En un lapso de unas cuatro horas la factura por la atención de Ilaria había superado los $400 y los médicos descubrieron que la joven estaba en un estado deshidratación crítica, que tenía insuficiencia renal aguda, un cuadro que necesitaba una atención urgente.

Ya no había dinero para seguir tratándola en el centro privado, por lo que fue remitida de inmediato al hospital San Rafael, donde le suministraron suero intravenoso y antibióticos debido a la referencia médica que llevaba.

ilaria 2

 

Los recuerdos de Ilaria

La salud de Ilaria empezó a mejorar y entonces pudo comunicarse con otras personas y sus amigas le contaron la situación en que había sido encontrada. La joven estaba sorprendida porque desconocía todo el tiempo que había permanecido con el sujeto.

Sabía que la había drogado y ahora tenía fuertes sospechas de haber sido violada debido a que presentaba un fuerte dolor en sus genitales y eso lo comentó con los empleados de salud que estaban a su cargo.

El miércoles 11 de junio, tres días después de haber llegado al hospital, los empleados reportaron a la Fiscalía un posible caso de violación. Fue entonces que la Fiscalía inició sus investigaciones y ordenó exámenes físicos y sicológicos de la joven para determinar si había secreciones o presencia de alguna enfermedad; estas pruebas están dentro del protocolo que sigue el Instituto de Medicina Legal en casos de violaciones.

El examen físico determinó que tenía una lesión en la cavidad vaginal, pero debido a que había pasado mucho tiempo no se encontró fluido seminal, no se encontraron espermatozoides y no presentaba sífilis. Tampoco fueron encontradas sustancias extrañas en su organismo diferentes a las que le suministraron en el hospital.

Los padres de Silvestri llegaron desde Italia a ver el estado de su hija y la trasladaron al hospital de Diagnóstico, donde su estado se complicó con un paro respiratorio y un paro cerebral. La condición de la joven era cada vez más complicada al grado que en el siguiente mes fue trasladada hacia Italia en un avión ambulancia.

La mujer quedó parapléjica y con un retraso mental severo -según informes médicos presenta el desarrollo mental de un niño de 10 años- y actualmente se encuentra interna en un hospital donde recibe asistencia completa debido a que sus padres son mayores de edad y no se pueden ocupar de ella.

Médico chapín fue condenado

Ángel Javier Lara Quiroa

Luego del desarrollo del caso, ayer un juez de Sentencia de Santa Tecla leyó el fallo contra Lara Quiroa, quien era acusado por cuatro delitos.

El médico pasará 15 años en prisión por los delitos de privación de libertad (4 años), lesiones graves (8 años) y posesión de droga (3 años). El hombre, sin embargo, fue absuelto por el delito de violación en menor o incapaz al considerar que no se sustentaron las acusaciones, en parte por un retraso de la Fiscalía al momento de ordenar las pericias médicas, que se hicieron varios días después de consumada la agresión.

El juez denegó además la petición de modificar el delito de lesiones graves a homicidio tentado (intento de homicidio), qeu tiene una pena mayor.

Finalmente, Lara Quiroa tendrá que pagar a la familia de Silvestri $50,000 en concepto de responsabilidad civil. 

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios