• Diario Digital | Sábado, 23 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 19:34

Sucesos - ESTABA POR EGRESAR

Laura Marcela Rivas, la “estudiante dedicada y prometedora” a la que un accidente de tránsito le cegó la vida

La joven de 20 años es recordada por compañeros y amigos, que expresaron su tristeza tras conocer el hecho ocurrido la tarde del viernes en el municipio de Nuevo Cuscatlán.

Laura Marcela Rivas en la foto de perfil que tenía en su cuenta de Facebook.
Laura Marcela Rivas en la foto de perfil que tenía en su cuenta de Facebook.
Laura Marcela Rivas, la “estudiante dedicada y prometedora” a la que un accidente de tránsito le cegó la vida

Laura Marcela Rivas, la estudiante de la escuela de comunicaciones Mónica Herrera que murió en un accidente de tránsito el viernes, será recordada por quienes la conocieron como una persona íntegra, que llegó a motivar a sus conocidos por su forma de ver la vida.

Sus amigos, familiares y compañeros no terminan de creer que el accidente de tránsito se produjera por una imprudencia suya a la hora de conducir, ya que recuerdan que era alguien muy prudente cuando tomaba el volante.

Según personas que la conocían, la joven se reunió con un grupo de amigas el viernes por la tarde y al terminar la cita iba camino a casa cuando su carro sufrió un desperfecto mecánico que hizo que perdiera el control y se estrellara contra un árbol a un costado del bulevar Cuscatlán de Antiguo Cuscatlán, una zona rodeada de exclusivas residenciales. Laura Marcela quedó atrapada entre los hierros del carro y fue declarada muerta en el lugar.

Los socorristas que atendieron la emergencia aseguraron no haber encontrado documentos de identidad de la joven, pero su familia mediante las noticias se enteró de lo ocurrido y llegó a Medicina Legal para confirmar su identidad.

Fue en horas de la noche del viernes que los estudiantes de la escuela de comunicaciones Mónica Herrera conocieron que la víctima era Laurita, como conocían a una de sus más queridas compañeras. Ella estaba por cursar el último año de su carrera en Diseño Estratégico.

Rivas también tenía tiempo para dar de su conocimiento a estudiantes que recién ingresaban a la institución, en la que se desempeñaba como instructora.

“Su sonrisa siempre adornaba su rostro, que siempre cuidaba porque era amante del maquillaje”, recuerda casi al borde de lágrimas una de sus amigas y compañera de estudio que asistió a la funeraria para acompañar a la familia de Laura.

“Tenía un futuro prometedor como profesional en el mundo de las comunicaciones”, dijo otro amigo.

“Ella tenía la mentalidad de que se debía de aprovechar al máximo cualquier oportunidad que se presente”, recordó otro de sus compañeros quien aseguró que ese mensaje le quedará de lección de por vida.

Sus excompañeros le dieron el adiós

En las redes sociales de las instituciones a las que perteneció la joven se hicieron sentir las muestras de consternación por su deceso. Además de la escuela Mónica Herrera, el colegio Euroamericano 2000, donde estudió bachillerato, también rindió un homenaje a su memoria.

Gabriela Bonilla, quien era alumna de Rivas, aseguró “siempre estuviste a la disposición de todas las personas que te buscamos 🤘🏻 muchos decían que yo era “yoya” con vos pero la verdad que solo éramos amigas, las que se ponían a hablar de todo y de nada”.

En tanto Regina Vargas, quien conoció a Rivas por una pasantía que realizó en su lugar de trabajo, recordó a la joven como “una persona con un futuro prometedor en los profesional con muchas cualidades admirables”.

La psicóloga May Villalta de Marticorena recordó que a la joven la conocía desde su infancia “siempre fue una niña muy dulce”, remarcó.

Comentarios