• Diario Digital | jueves, 08 de diciembre de 2022
  • Actualizado 00:00

Deportes - Canadá

De fisicoculturista a beber su propia orina, la historia de John DePass

El tratamiento completo consiste en una dieta de 3,000 calorías diarias, los viernes consume fruta y algún que otro batido natural, los sábados come verduras, los domingos carne, pastas, arroz o papas. De lunes a jueves solo consume su propia orina. 

Fisicoculturista
Foto: Cortesía Daily Mail
De fisicoculturista a beber su propia orina, la historia de John DePass

El 1997, John DePass compitió en el concurso para fisicoculturistas llamado Míster Universo representando a Canadá, para poder tener la musculatura y la definición necesarias para lograr un lugar, tuvo que realizar horas de trabajo en el gimnasio. Después de 30 años inició a beber su propia orina buscando terminar con "dolores crónicos". 

Sus problemas de salud lo han llevado a tratar de buscar métodos no tan convencionales para dejar sus dolencias, por lo que decidió "experimentar con orina durante los últimos dos años", de acuerdo a declaraciones que le dio el medio inglés Daily Mail. 

El tratamiento completo consiste en una dieta de 3,000 calorías diarias, los viernes consume fruta y algún que otro batido natural, los sábados come verduras, los domingos carne, pastas, arroz o papas. De lunes a jueves solo consume su propia orina. 

"Mi esposa ha superado su disgusto, disgusto y juicio inicial hacia mí, y ha llegado a ver cómo (beber orina y no alimentarme) ha beneficiado mi vida. Aunque no se está uniendo a mí en la bebida, ya no es una resistencia adicional", le dijo el hombre al medio inglés. 

De acuerdo con DePass, el tratamiento le ha permitido bajar 15 kilos y eliminar los dolores que tuvo durante muchos años debido a los fuertes trabajos que tuvo que realizar mientras era fisicoculturista. Por su esfuerzo obtuvo con campeonato en 1996. 

Los problemas que lo llevaron a beber su orina fueron dolores "muy graves" en varias partes de su cuerpo, así como dificultades digestivas, problemas de sueño, entre otros. "Mi cuerpo ahora es más vivo, energético y vibrante. Puedo comunicarme mejor, expresarme mejor", agregó el medio internacional. 

Comentarios