• Diario Digital | sábado, 15 de junio de 2024
  • Actualizado 00:00

Deportes - Francia 2016

Gylfi Sigurdsson, el Beckham islandés

El mediocampista islandés no solo sobresale por su juego en la cancha sino que ha llamado la atención -en especial de las mujeres- por su elegancia y belleza, llegandolo a comparar con el ex capitán de la selección inglesa.

Gylfi Sigurdsson
Gylfi Sigurdsson, el Beckham islandés

Guapo, elegante en el golpeo del balón y tremendamente profesional: Gylfi Sigurdsson, el 'Beckham islandés', está dando la razón a su seleccionador Lars Lagerbäck, que le considera "un jugador de clase mundial". Es tan parecido a David Beckham que hasta tiene su particular Victoria, ya que su pareja es Alexandra Ivarsdottir, Miss Islandia 2008.

Por eso la pareja tiene un glamour que atrae no sólo a la prensa deportiva, sino a la de sociedad.

Aunque estos días, Sigurdsson está siendo noticia para las hazañas de la selección de Islandia en la Eurocopa, donde eliminaron el lunes a Inglaterra (2-1) y desafiarán el domingo a los anfitriones franceses en los cuartos de final.

"Gylfi es nuestro auténtico número 10", afirma el volante islandés Emil Hallfredsson a la AFP. Mediocampista sutil, fue él quien dio el balón en la acción 'brasileña' que permitió a Jon Dadi Bödvarsson brindar a Kolbeinn Sigthorsson el segundo ante Inglaterra.

"Nosotros también podemos jugar con pases. El segundo gol fue fantástico", celebró Birkir Bjarnasson, otro mediocampista de los 'Vikingos'.

Jon Dadi Bödvarsson estaba más que agradecido a su compañero: "Mucha gente cree que somos únicamente un equipo aburrido y defensivo, pero en realidad también tenemos la posesión, tenemos buenos jugadores como Gylfi, que saben tener el balón. Lo hemos demostrado en el segundo gol y puede que podamos todavía mostrar un poco más en el torneo".

- Ice Man -

Brendan Rodgers, cuando entrenaba al Swansea, llamaba "Ice Man" a Gylfi. En en ese equipo galés que juega la Premier League donde Sigurdsson se ha hecho un nombre en el fútbol y donde ha destacado en las últimas temporadas.

"Nunca me ha preocupado Gylfi a nivel internacional, sabía que podía hacerse un hueco", asegura a la AFP Gudjon Thordasson, seleccionador de Islandia de 1997 a 1999.

Thordasson se acuerda de haberle tenido en su plantel, como cedido, cuando entrenaba al Crewe Alexandra, en las categorías inferiores del fútbol inglés en 2009.

"Tenía 19 años y vi que tenía un buen potencial. Jugó allí media temporada y le fue bien. Era un buen profesional, siempre deseando hacerlo bien y extremadamente apasionado por lo que hacía. Trabajaba mucho", recuerda.

Inglaterra es la tierra prometida para casi todos los futbolistas islandeses. La Premier League es muy seguida por televisión y los niños juegan con jugar allí.

Sigurdsson se unió al Reading inglés cuando tenía 15 años y sus padres le siguieron en el camino. Su padre gestionó entonces su empresa de pesca por teléfono.

Tras un paso por Alemania (Hoffenheim), llegó al Swansea en 2012.

- Superviviente en la Premier -

Gylfi "ha sobrevido a la Premier League, el campeonato más duro del mundo, lo que significa que puede sobrevivir a todos los niveles", insistió el exseleccionador Thordasson.

Sigurdsson no consiguió triunfar cuando pasó al Tottenham (2012-2014), uno de los equipos importantes de Inglaterra. "Jugué un poco demasiado a la izquierda, para mi gusto. No soy el tipo de jugador que va a desbordar al lateral rival. Me siento mejor, y creo que soy mejor, en el centro", estimó al valorar esa etapa en los 'Spurs'.

Volvió al Swansea hace dos años y allí tuvo más minutos y más protagonismo. Marcó ya en su primer partido de regreso al equipo galés, contra el Manchester United, y esta temporada ha firmado apenas tres tantos, pero ha jugado casi todos los partidos (36).

La prueba de su sangre fría son sus cualidades en el golf, donde es hándicap 4 -su hermano es golfista profesional-. Por eso es el lanzador de penaltis de Islandia, como ya demostró batiendo a Hungría (1-1).

Francia está avisada y Didier Deschamps sabe bien que es un hombre a controlar muy de cerca el domingo.

Comentarios