• Diario Digital | jueves, 11 de agosto de 2022
  • Actualizado 15:30

Deportes - Temen que la tranquilidad del lugar desaparezca

Los residentes del barrio exclusivo La Primavera no quieren a Diego Armando Maradona como vecino

Maradona quería una casa con las mismas comodidades que tenía en Dubai, cuando dirigía al club Al-Wasl.

<p>El argentino Diego Maradona durante un partido de fútbol organizado por la marca de relojes Hublot, en París, el 9 de junio de 2016</p>
Los residentes del barrio exclusivo La Primavera no quieren a Diego Armando Maradona como vecino

Siguen los problemas para Diego Armando Maradona. Los residentes del barrio exclusivo La Primavera, lugar en el que vivirá durante dirija a los Dorados de Sinaloa, no lo quieren como vecino.

La zona es tan exclusiva que hay un consejo administrativo que avala o rechaza la persona que vivirá en ese vecindario. Antes del arribo de Maradona, camiones de mudanza llegaron al lugar para comenzar a amueblar la casa, pero se les negó el acceso.

"Quien quiera vivir en La Primavera deberá presentar una solicitud y reunir una serie de requisitos para ser aceptado, algo que el señor Diego Maradona no ha hecho. Es falso que se le haya rechazado el acceso, pues no se ha presentado", informaron los administradores por medio de un comunicado.

Algunas de las casas que hay en el lugar tienen un valor de más de medio millón de dólares. El equipo Dorados de Sinaloa le consiguió casa a Diego en ese lugar, ya que era uno de los requisitos que puso para aceptar el caso. La Primavera es una de las mejores zonas del norte del país.  

Maradona quería una casa con las mismas comodidades que tenía en Dubai, cuando dirigía al club Al-Wasl. 

Los habitantes de La Primavera temen que la tranquilidad del lugar desaparezca con la llegada del argentino. Ante tal situación, El Pelusa sigue viviendo en el hotel Lucerna de Culiacán, el mismo en el que estuvo el entrenador Pep Guardiola en su época como jugador de los Dorados en 2005. Maradona está custodiado las 24 horas por un guardaespaldas.

Comentarios