• Diario Digital | sábado, 20 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00

Internacionales - Perú

Conflicto político entre Venezuela y Perú por partido de fútbol rumbo al Mundial

La Federación Venezolana de Fútbol publicó un comunicado oficial donde puntualizó los casos de “discriminación y xenofobia” que sufrió en su visita a Lima para el partido de eliminatorias para el Mundial contra Perú.
Avión de la Selección de Venezuela de Fútbol
Foto EST/Cortesía
Conflicto político entre Venezuela y Perú por partido de fútbol rumbo al Mundial

Casi un día después del partido de eliminatorias mundialistas que se celebró este martes 21 de noviembre por la noche en Lima entre las selecciones de Perú y Venezuela, el avión que debe transportar a la Vinotinto a Venezuela se mantiene varado en el aeropuerto Jorge Chávez, de Lima, según denunció a través de un comunicado la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) en la red social X, antes Twitter.

El organismo que rige el fútbol venezolano explica que están aún a la espera de que les recarguen combustible y les den la autorización para poder volar al país. "En estos momentos, el avión que trae a nuestra selección nacional a Venezuela sigue varado en el aeropuerto Jorge Chávez, de Lima. A la espera de recibir autorización para recargar combustible y emprender el vuelo. Exigimos respeto a nuestra selección", reza parte del comunicado.

Por su parte, el gobierno de Perú ha asegurado que el retraso que ha tenido la selección venezolana de fútbol no se debe a una mala voluntad. La cancillería peruana aseguró que la aeronave "tiene restricciones de abastecimiento por razones mercantiles" y se desligó de la acusación del gobierno de Venezuela de que se haya dispuesto alguna medida en contra de la aeronave.

La falta de autorización para que los venezolanos abandonen Perú en su propio avión ha sido la culminación de una serie de controversias, de índole más política que deportiva, que se suscitaron antes y durante el partido entre las dos selecciones.

Perú Venezuela
Foto EST/Cortesía

El empate 1-1 entre Perú y Venezuela en el cierre de la sexta fecha de las Eliminatorias Sudamericanas quedó opacado por una serie de inconvenientes que molestaron en la Vinotinto. El gol de Jefferson Savarino significó un valioso punto para los dirigidos por Fernando Batista y el plantel buscó celebrar con la gente presente en el estadio Nacional de Lima. Sin embargo, la Policía local no les permitió arrimarse a los fanáticos y el accionar de los agentes de seguridad terminó con un fuerte comunicado en las redes sociales.

Salomón Rondón fue el primero en saltar los carteles de publicidad que dividían la cancha de la grada para regalarle su camiseta a uno de los seguidores. Detrás de él, Nahuel Ferraresi intentó hacer lo mismo junto a Yeferson Soteldo. Este último sí logró lanzar su prenda a la grada, pero su compañero no lo consiguió, ya que uno de los agentes que rodeaba el lugar lo empujó para alejarlo, advirtiéndole que estaba prohibido. La discusión pasó a mayores y uno de los policías intentó utilizar su porra para agredir a parte del plantel, con Ferraresi como principal víctima.

Como respuesta a lo sucedido, se publicó un extenso comunicado oficial. “La Federación Venezolana de Fútbol condena enérgicamente las agresiones, tanto verbales como físicas, así como los actos de discriminación y xenofobia sufridos ayer por nuestro equipo y nuestra afición. Nuestra Federación no tolerará, ni dentro ni fuera de las fronteras venezolanas, ningún trato vejatorio a nuestros jugadores, miembros del equipo técnico ni seguidores de nuestra selección”.

Y agregó al respecto: “Desde que se anunció este partido se generaron acciones antideportivas que fueron evidentes para la opinión pública, medios de comunicación y seguidores del fútbol en general, y hemos estado sometidos a prácticas claramente ‘anti fútbol’, como las medidas de seguridad nunca antes vistas relacionadas con la verificación de condiciones migratorias para ingresar al estadio; una acción que atenta contra los derechos humanos de nuestros compatriotas y contra el espectáculo deportivo en general”.

De hecho, las autoridades migratorias peruanas sorpresivamente instalaron un dispositivo de control migratorio a la entrada del estadio para revisar la documentación de los aficionados venezolanos.

Además, el organismo puntualizó específicamente en el conflicto entre Ferraresi y la Policía: “Es muy grave que uno de nuestros jugadores resultara lesionado por un funcionario al momento de acercarse a nuestros aficionados para entregarles una camiseta, un acto que es absolutamente normal y común en cualquier partido de fútbol. Fuera del campo se dieron actuaciones que debemos condenar, como los comentarios machistas y peyorativos de un grupo de comunicadores hacia las mujeres venezolanas”.

En un video difundido en redes sociales se observa cómo en un programa de comentaristas sobre el partido entre Perú y Venezuela se abordó un tema de denigración para las mujeres venezolanas. Un televidente escribió al programa y al aire se leyó su pregunta acerca de si el precio del servicio de las prostitutas venezolanas que residen en Perú iba a subir si llegaba a ganar el partido la Selección de Venezuela.

Los comentaristas, en lugar de censurar la pregunta y llamar al respeto, le siguieron la corriente al televidente y empezaron a especular y a hacer chistes sobre si iba a subir o se iba a mantener el precio de las "chamas", como se les dice en Venezuela a las mujeres.

Comentarios