• Diario Digital | jueves, 02 de diciembre de 2021
  • Actualizado 13:37

Internacional - California, Estados Unidos

Pareja abandona a sus tres hijos adolescentes después de robarse $20 millones y mudarse a una mansión

Con el dinero, el matrimonio cambió su estilo de vida, invirtieron millones en joyas, relojes de alta gama, monedas de oro, propiedades en barrios exclusivos en California y una moto Harley Davidson.

Pareja abandona a sus tres hijo
Foto tomada de Crónica.
Pareja abandona a sus tres hijos adolescentes después de robarse $20 millones y mudarse a una mansión

Marietta Terabelian y Richard Ayvazyan abandonaron a sus tres hijos adolescentes después de robarse $20 millones y mudarse a una mansión.

La pareja residente en California, Estados Unidos, estafó al gobierno de ese país según publicó el periódico Crónica.

El fraude se dio con la pandemia del coronavirus cuando el Gobierno de Estados Unidos lanzó un programa asistencial debido a la crisis que afectaba a las empresas locales las cuales estaban al borde de la quiebra.

Ante esa situación, millones de personas quedaron desempleadas y fue cuando se emitieron bonos de asistencia para las compañías que lo necesitaran.

Marietta y Richard encontraron en esta ayuda una gran oportunidad para llevar adelante sus negocios fraudulentos. Utilizaron identidades falsas de personas fallecidas, ancianos o estudiantes de intercambio que habían regresado a su país de origen.

Llegaron a convencer a otras personas para participar la estafa y de esa forma llegaron a sumar cerca de 150 solicitudes de préstamos.

Con el dinero, el matrimonio cambió su estilo de vida, invirtieron millones en joyas, relojes de alta gama, monedas de oro, propiedades en barrios exclusivos en California y hasta una moto Harley Davidson.

Ambos fueron investigados y permanecieron en su mansión de $3.5 millones con brazaletes electrónicos. 

Los dos fueron condenados: ella recibió seis años de prisión mientras que él 17. Sin embargo, al momento de la sentencia solo estaban presentes los tres hijos de la pareja, de 13, 15 y 16 años y los abuelos de los menores, ya que, una noche de agosto, sus padres se fugaron y les dejaron una nota: "Algún día volveremos a estar juntos".

Comentarios