• Diario Digital | miércoles, 19 de enero de 2022
  • Actualizado 18:08

Internacional - Berlín, Alemania

Profesor de matemáticas condenado a cadena perpetua por asesinar a su pareja sexual en fantasía de canibalismo

Stefan R. conoció a su víctima, Stefan Trogisch, por redes sociales y lo atrajo a su apartamento, después lo drogó, le cortó la garganta y sus genitales y se los comió.
Profesor de matemáticas por canibalismo
Foto de Stefan R. retomada de Infobae.
Profesor de matemáticas condenado a cadena perpetua por asesinar a su pareja sexual en fantasía de canibalismo

El profesor de matemáticas Stefan R, de 42 años, fue condenado a cadena perpetua por asesinar a su pareja sexual como parte de una fantasía de canibalismo en Berlín, Alemania.

Los hechos ocurrieron en 2020. Según el tribunal de la ciudad berlinesa que conoció el caso, el profesor atrajo a su víctima, Stefan Trogisch, un hombre de 43 años, hacia su apartamento. El victimario habría usado una droga para dejar inconsciente a Trogisch. Después descuartizó su cuerpo, comió sus genitales y esparció las otras partes en distintos puntos de Berlín.

La justicia lo encontró culpable por el asesinato y perturbación al descanso de los muertos y se ha descartado la posibilidad de que el hombre obtenga la libertad dentro de los primeros 15 años de condena, debido a la gravedad del delito.

El condenado conoció Trogisch en redes sociales, unas horas antes del crimen, de acuerdo con investigaciones del caso.

Infobae publicó que el sujeto persuadió a la víctima para que se drogara y se quedara inconsciente, pero su víctima no pensó que fuera a ser asesinado, según el juez. 

Los investigadores han señalado que atacó a su víctima con un cuchillo y le cortó la garganta mientras aún estaba vivo.

Después, le cortó los genitales y se los comió. El juez ha destacado que el acusado tenía “ideas cada vez más desarrolladas sobre el asesinato y el canibalismo” y que visitó diversos foros de internet que hablaban sobre el asunto.

El crimen fue descubierto después de que personas que caminaban en una zona boscosa encontraran unos huesos que más tarde se identificaron como los restos de Trogisch, quien entonces llevaba desaparecido varias semanas.

La Policía logró obtener las últimas llamadas telefónicas de la víctima, por lo que pudo identificar el taxi en que viajó Trogisch y, mediante interrogatorios al conductor, estableció la ruta de su destino el día que desapareció, que llevaba a la apartamento del profesor Stefan R. Fue así como encontraron más evidencias de la víctima en la vivienda del condenado y lo pudieron incriminar.

El juez, en su condena, acentuó que lo que Stefan R. hizo con su víctima fue "inhumano".

Comentarios