• Diario Digital | lunes, 17 de enero de 2022
  • Actualizado 01:12

Internacional - Bolivia

Sujeto mantuvo a su madre encerrada y comiendo desperdicios para cerdos para adueñarse de su parcela

La mujer que fue rescatada con un cuadro severo de desnutrición falleció debido a un paro cardiorrespiratorio

desnutricion
Sujeto mantuvo a su madre encerrada y comiendo desperdicios para cerdos para adueñarse de su parcela

En precarias condiciones fue rescatada una mujer a la que su hijo mantenía encerrada y comiendo desperdicios en el Barrio San Isidro de San Julián, Bolivia. Sin embargo, falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio.

Úrsula López, de 56 años, fue encontrada encerrada en un cuarto de madera, recostada sobre una bolsa de paja, que le servía como cama y comiendo el alimento que le servían a los cerdos. La mujer presentaba un serio cuadro de desnutrición y heridas en la cabeza, así como hematomas en la espalda por los golpes que recibía de Ronald, su hijo, cada vez que se quejaba.

La mujer fue trasladada de inmediato a un hospital donde falleció debido a complicaciones en su salud.

De acuerdo a medios bolivianos, Ronald y su pareja pidieron a Úrsula vivir con ella para cuidarla, pero al poco tiempo la encerraron, dieron desperdicios para comer, colocaron una cubeta que le servía como sanitario e iniciaron con los maltratos físicos.

Tras su ausencia en el barrio, los vecinos se preocuparon e informaron a un hermano de la anciana sobre el hecho. Este a su vez interpuso la denuncia ante la policía.

Las autoridades informaron que la mujer fue encontrada "desnutrida hasta la piel y hueso", con heridas infectadas, gusanos en sus pies y apenas podía hablar.

Ronald fue detenido y las autoridades iniciaron acciones que determinó que su objetivo era adueñarse de una parcela que la mujer tenía en el municipio de San Julián.

El sujeto enfrenta un proceso judicial por los delitos de privación de libertad, lesiones graves y leves, violencia económica y patrimonial, engaño a personas incapaces y homicidio culposo.

Comentarios