• Diario Digital | lunes, 17 de enero de 2022
  • Actualizado 12:30

Judiciales - Caso está en juicio

Empresa de telefonía de “Medio Millón” y su cuñado tenían ganancias diarias de $38,000

El cuñado del narco José Misael Cisneros declaró ante un juez cómo operaba la empresa que fundó con las ganancias obtenidas de la panadería de su padre. Según la Fiscalía, ahí lavaron $41 millones.

Rafael-Ardón-1
Empresa de telefonía de “Medio Millón” y su cuñado tenían ganancias diarias de $38,000

Meracell es una empresa que fue creada para convertirse en proveedor de servicios de telefonía móvil y televisión satelital en la zona norte del país. Sin embargo, para la Fiscalía General de la República (FGR), esta solo era una fachada para el lavado de dinero; según el Ministerio Público, desde ahí se lavaron más de $41 millones.

Este jueves, como parte del proceso judicial que se lleva contra José Misael Cisneros, alias "Medio Millón", se conoció la forma en que funcionaba esta empresa. Fue el cuñado de Cisneros, Rafael Eduardo Ardón Romero, quien relató ante el juez cómo trabajaban y negó que existiera algún tipo de transacción ilegal.

Según Ardón Romero, en 2009 y con dinero obtenido de las ganancias de la panadería de su padre, logró adquirir el equipo necesario para establecerse como un proveedor de servicios de telefonía móvil y televisión satelital. Inicialmente el centro de operaciones fue la zona norte del país, pero solo unos meses después, Meracell establecer una alianza con Telecom para ser uno de los distribuidores en diversas zonas, pasando de Chalatenango a tener presencia también en San Vicente y San Salvador.

Al final, Meracell llegó a tener 3,942 puntos de venta en los que ofrecía servicios como venta de recargas para teléfonos celulares, líneas pospago y servicios de televisión satelital.

Realizaban "transacciones repentinas"

El imputado explicó que “la naturaleza de la empresa obligaba a realizar transacciones repentinas de 100 mil dólares, algo que se estipulaba en contratos ya que esto se ocupaba para comprar saldo para una promoción que Claro tuviera en el mercado”.

Ardón reveló que las ganancias que obtenían ascendían a $38 mil diarios, una cifra que podía duplicarse en ciertos periodos del año como vacaciones y días festivos. Eso llevó a tener ingresos mensuales de hasta $1.6 millones mensuales. Mismas que podían variar a $800 mil.

El imputado recordó que Meracell dejó de percibir estos ingresos a partir de las investigaciones iniciadas en contra suya y de su pareja. “Me cerraron las puertas al verme vinculado en un caso de lavado de dinero”, recordó.

No obstante, luego de presentar este informe el hombre remarcó que “todo estaba presentado y declarado ante el Ministerio de Hacienda. Soy inocente”, finalizó Ardón, quien pidió su absolución del caso.

Según el reporte presentado por Ardón, la empresa Meracell llegó a representar el 17% de las ganancias que la marca Claro le producía en el país, algo que vendría a justificar la procedencia del dinero por el cual se le quiere imputar el delito de lavado de dinero.

Anteriormente Cisneros también negó la acusación que se realiza en su contra y alegó que "el otro imputado es el esposo de mi hermanita, yo nunca he tenido ni el mínimo tiempo para inyectarle ni un dólar, él es un empresario destacado".

Luego de rendir su declaración, en la que no aceptó preguntas, Ardón alegó tener problemas de salud relacionados a la gastroenterología, por lo cual su médico particular, Julio Murra Saca, se hizo presente para examinarlo.

Luego de escuchar a Ardón el juzgado Sexto de Sentencia juramentó a los testigos que se tendrán en este caso, la mayoría peritos, y anunció la reprogramación de la audiencia para el próximo 5 de septiembre.

Aclaración

Comentarios