• Diario Digital | jueves, 30 de junio de 2022
  • Actualizado 20:41

Judiciales - Sujetos fueron condenados a 20 años de prisión

Exsoldados matan al padre de un joven que se oponía a que su hijo ingresara a la pandilla

Seis exmiembros de la Fuerza Armada se habían incorporado a la pandilla 18 y operaban en la zona del bajo Lempa, en San Vicente, donde mataron al padre de un joven al que querían “brincar” a la mara.

Imagen referencia.
Exsoldados matan al padre de un joven que se oponía a que su hijo ingresara a la pandilla

Daniel Flores murió de rodillas empuñando un corvo el 23 de agosto de 2014, a un costado de una cancha de fútbol improvisada en el caserío La Quesera, del cantón Obrajuelo Lempa de San Vicente.

Una bala a un costado del pecho le arrebató la vida de tajo. Su verdugo había sido Elvin Rivas, alias “El Pija”, un joven pandillero de la 18, quien meses atrás había colgado el uniforme militar, pues estuvo incorporado a la Fuerza Armada, según información que dio a conocer la Fiscalía.

Junto a Elvin, estaban cinco pandilleros y exmilitares más. Se trataba de Alcides Martínez, alias “El Chila”; Fermín Martínez, alias “Toso”; Nelson Martínez, alias “Pechuga”; José Bermúdez, alias “El Cuche”, y Aparicio Martínez. Fueron las últimas personas que vieron con vida a Daniel.

Daniel había llegado junto Santos, su hijo, a media tarde a la cancha donde siempre llegaba a jugar fútbol. A él le gustaba ir a ver jugar a su hijo y, sobre todo, cuidarlo pues desde hace unos días varios pandilleros de la zona habían amenazado a su hijo para que ingresara a la mara.

Santos no había cedido y Daniel había jurado que no iba a permitir que a su hijo lo convirtieran en marero.

Por eso andaba pendiente de él, incluso por esa razón días atrás había pensado incluso en conseguir un arma para defenderlo, por cualquier cosa, pero algo lo había detenido. Lo que nunca dejaba era su corvo. Ese día también lo llevaba a un costado de la cintura.

El ataque

Santos estaba en la cancha, aún sudoroso por el partido, cuando “El Chila”, “El Toso” y “El Pija” se acercaron a él y al ver que llevaban armas de fuego, Santos decidió echarse a correr. Los tres sujetos le dieron persecución.

Fue en ese momento, que Daniel salió en defensa de su hijo. Se dirigió a Aparicio, a “Pechuga” y al “Cuche” para pedirles explicación de por qué habían hostigado a su hijo. A los tres sujetos no les pareció que los cuestionara y comenzaron a discutir. Pero luego, sacaron un arma y encañonaron a Daniel. Fue la única forma de callarlo.

Lo hicieron caminar hacia un costado de la cancha, en una vereda polvorienta, y atrás quedó el campo de juego donde había visto a su hijo jugar por última vez.

Daniel decidió que si iba a morir iba a enfrentarse a esos sujetos por lo que sacó su corvo e intentó defenderse, pero fue en vano. Comenzaron a dispararle en las piernas y a apenas alcanzó a correr unos pasos. Los disparos fueron debilitando sus piernas. Hasta que lo doblegaron.

Lo pusieron de rodillas y fue entonces que Aparicio le llamó por teléfono a los otros tres sujetos que habían seguido a Santos. Al llegar, ya todo estaba claro. Elvin se paró a un costado de Daniel y le dejó ir un disparo certero en el pecho que lo mató casi de inmediato.

Daniel quedó ahí, de rodillas, sosteniendo su corvo desenvainado, por querer defender su vida y la de su hijo. Los sujetos huyeron del lugar. De Santos, no se volvió a saber nada, solo que huyó de la zona para evitar que el siguiente asesinado fuera él.

Por este hecho, solo tres sujetos han sido procesados: Elvin, Alcides y Aparicio. Los otros tres restantes murieron en un enfrentamiento armado contra policías en la misma zona a los pocos días del asesinato de Daniel.

El Tribunal de Sentencia de San Vicente celebró el 13 de septiembre pasado el juicio contra los tres sujetos, quienes fueron encontrados culpables por el asesinato de Daniel.

A los tres se les impuso una pena de 20 años de prisión.

Comentarios